Víctimas de acoso sexual no se tratan con respeto en FF.AA de Canadá

0
162

Las víctimas de conducta sexual inapropiada en el ejército canadiense se enfrentan a un sistema de parches lento y confuso que a veces las obliga a presentar quejas por conductas inapropiadas cuando podrían no estar dispuestas, dijo el martes el auditor general.

Uno de los capítulos del informe de caída del auditor general Michael Ferguson revisó la efectividad de la Operación Honor, la iniciativa del jefe del personal de Defensa, el general Jonathan Vance, con la intención de acabar con el acoso y la agresión (Te puede interesar: Aumenta el número de informes de agresión sexual de 2017 en Canadá).

El informe acredita a la Defensa Nacional para implementar una variedad de sistemas y servicios, pero identificó una serie de «brechas» y señaló que las iniciativas «no estaban bien coordinadas» y no fueron diseñadas teniendo en cuenta el apoyo de las víctimas.

Significativamente, el informe, presentado el martes en el Parlamento, dijo que la respuesta a las quejas sobre conductas sexuales inapropiadas aún no se había realizado tres años después de que se lanzara el programa Operación Honor.

Resultados de la auditoría

La auditoría descubrió que, en muchos casos, la policía militar tardó siete meses en investigar los casos, mucho más que el estándar de servicio de 30 días. En julio de 2018, las fuerzas canadienses cambiaron la política para eliminar el requisito de 30 días

El auditor revisó 46 archivos de la policía militar y 29 archivos de la administración de la carrera militar y observó el impacto en las víctimas que habían presentado o habían reportado incidentes por parte de un tercero.

«En 21 de los 53 casos, el archivo mostró que la víctima experimentó temor, angustia, incomodidad, falta de apoyo, represalias o culpa, incluso del oficial al mando de la víctima, líderes superiores, instructores y colegas», dijo la auditoría. .

En cuatro de los casos, estos fueron denunciados por el oficial al mando de un individuo, aunque esa persona no quería presentar una queja. Según la legislación, los miembros de las fuerzas armadas tienen lo que se conoce como «el deber de informar» y se enfrentan a sanciones si no hablan de mala conducta en el momento en que se dan cuenta de ello.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre