Vendedores de Zimbabwe amenazan con enfrentamientos militares

0
274

Dos meses después de que el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, fuera reemplazado por su ex diputado, los vendedores han prometido enfrentarse al jefe militar si el nuevo gobierno se atreve a desatarlo para obligarlos a abandonar las calles. El viernes pasado, el gobierno emitió un ultimátum de 48 horas para que el país abandonara las calles donde las autoridades los acusaron de operar en puntos no designados.

Dirigiéndose a los periodistas el martes, Samuel Wadzai, director de la Iniciativa de Proveedores para la Transformación Social y Económica (VISET), dijo: «Mientras tanto, nuestro mensaje es que no vamos a salir de las calles. Los ultimátums y las amenazas solo empeorarán la situación ya precaria «.

Wadzai acusó al gobierno de la nación del sur de África de alimentar los abusos de los derechos a través de su trato torpe a los vendedores.

Abusos militares

Culpó a un «aumento en el número de abusos contra los derechos humanos en el sector» por la negativa del gobierno a cumplir con las directivas de la Organización Internacional del Trabajo sobre la formalización y regularización del sector informal.

Dijo que solo el año pasado más de 5.000 vendedores de todo el país informaron sobre diversas formas de abusos a manos de las fuerzas de seguridad ordenándoles que abandonaran las áreas donde operaban en pueblos y ciudades.

Representando una membresía de más de 40,000 vendedores en todo el país, Wadzai dijo que resistirían «por todos los medios posibles cualquier esfuerzo de la fuerza policial o militar para sacarnos de las calles».

Aún más desafiantes fueron los vendedores como Millicent Chikukwa, de 32 años, madre soltera de dos que trabaja en la esquina de Robert Mugabe Road y Sam Nujoma Street en la capital, Harare.

«Los soldados deben venir y dispararme. Nunca dejaré las calles a menos que el gobierno me mueva de aquí a un trabajo en alguna industria, porque esta es la única forma en que alimentaré a mis hijos. Soy el sostén de la familia y mi pan está untado con manteca de las calles «, le dijo a la Agencia Anadolu.

Al prohibir a los vendedores en las calles la semana pasada, el ministro de Gobiernos Locales, Julio Moyo, dijo: «Estamos obligados a actuar antes de que la situación degenere a niveles aún más bajos. En vista de esta situación insostenible, declaremos la guerra a los vendedores ilegales.

«Me he puesto en contacto con el Vicepresidente General Chiwenga para buscar su ayuda para que las agencias de seguridad puedan trabajar con los ayuntamientos, ayuntamientos, para que podamos poner fin a esta amenaza que enfrentamos».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre