Un niño guerrillero del NPA resultó muerto en enfrentamientos en Davao

0
202

Un niño soldado estaba entre los guerrilleros comunistas muertos durante un encuentro en Davao del Sur el sábado 21 de abril. El teniente general Benjamin Madrigal, comandante del Comando del este de Mindanao, identificó a la víctima como Rondi Ondo, de 15 años, un residente de Makilala en la provincia de Cotabato.

Las noticias sobre la muerte del niño soldado, a quien los militares dicen ser recluta del Nuevo Ejército Popular, solo surgieron el lunes 23 de abril, dos días después de un encuentro entre las tropas del gobierno y los rebeldes comunistas en el Sitio Bayongon, Barangay Astorga en Sta. Cruz, Davao del Sur.

«El cadáver de Ondo fue recuperado después del encuentro con un rifle M16 y vestido con uniforme NPA negro», dijo Madrigal.

La madre de Ondo, Marissa, y la Policía Nacional de Filipinas-SOCO también ayudaron a identificar el cuerpo, dijo el ejército.

«Condenamos la práctica en el término más fuerte y desafiamos a los terroristas del NPA para que los salven», dijo el comandante.

«Permita que los niños sean niños y permítales jugar, aprender, disfrutar y experimentar la belleza de ser un niño y evitar que adoctrinen el odio y la violencia», agregó Madrigal.

Un líder asesinado

Anteriormente, el 22 de abril, el ejército dijo que el líder del NPA, Julito Pueblas, estaba entre los asesinados en el encuentro.

Pueblas, según el portavoz de Eastmincom Maj. Ezra Balagtey, fue «responsable de atrocidades y coerción» en la provincia de Davao. Supuestamente dirigió el Sentro de Grabidad del Frente de Guerrilleros 51 del NPA en Mindanao.

Los militares dijeron que también capturaron a Jessa Lumana durante el incidente. Lumana enfrenta cargos criminales y está detenida en la Sta. Comisaría Municipal de Cruz.

Sin embargo, la madre de Ondo impugnó la declaración preparada del 23 de abril del ejército. Identificándose como Marissa Ando en una entrevista telefónica, dijo que «el ejército está tratando de parecer que mi hijo era un guerrillero del  NPA».

«Quieren poner su muerte en un cierre para que las cosas terminen», agregó.

Lo que realmente sucedió el 21 de abril, dijo, fue que el niño estaba con su tío y aconsejó en su granja que tomara cocos cuando los militares le dispararon a su hijo con un francotirador.

Ando estaba en Makilala para asistir a una actividad de confraternidad de la iglesia el sábado cuando ocurrió el incidente.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre