Un análisis de la Inteligencia Artificial desde el Congreso Estados Unidos

La Inteligencia Artificial (IA) es un campo en rápido crecimiento de desarrollo tecnológico con implicaciones potencialmente significativas para la seguridad nacional. Como tal, el Departamento de Defensa de los EE. UU. (DOD) está desarrollando aplicaciones de inteligencia artificial para una serie de funciones militares.

La investigación en IA está en marcha en los campos de recolección y análisis de inteligencia, logística, operaciones del ciberespacio, comando y control, y una variedad de vehículos militares autónomos. Las aplicaciones de inteligencia artificial ya están desempeñando un papel en las operaciones en Iraq y Siria, con algoritmos diseñados para acelerar el proceso de identificación del objetivo. La acción del Congreso tiene el potencial de dar forma a la trayectoria de la tecnología, con decisiones fiscales y regulatorias que pueden influir en el crecimiento de las aplicaciones de seguridad nacional y el prestigio del desarrollo militar de IA frente a los competidores internacionales.

La tecnología de inteligencia artificial presenta desafíos únicos para las adquisiciones militares, especialmente dado que la mayor parte del desarrollo de inteligencia artificial se está produciendo en el sector comercial. Aunque AI no es único en este aspecto, el Proceso de Adquisición de Defensa (DAP) puede necesitar ser adaptado para adquirir sistemas como la IA. Además, muchas aplicaciones comerciales de inteligencia artificial deben someterse a modificaciones importantes antes de ser funcionales para el ejército. Una serie de problemas culturales desafían la adquisición de inteligencia artificial, lo que lleva a la discordia con las compañías de inteligencia artificial y la posible aversión militar a adaptar los sistemas y procesos de armas a esta tecnología disruptiva.

La competencia internacional

Los rivales internacionales en el mercado de la IA están creando presión para que los Estados Unidos compitan por aplicaciones militares de IA innovadoras. China es un competidor líder en este aspecto, publicando un plan en 2017 para capturar el liderazgo mundial en desarrollo de IA para el año 2030. Actualmente, China se enfoca principalmente en el uso de IA para tomar decisiones más rápidas y mejor informadas, así como para desarrollar múltiples tipos de vehículos militares autónomos. Rusia también está activa en el desarrollo de inteligencia artificial militar, con un enfoque principal en robótica

Aunque AI tiene el potencial de impartir una serie de ventajas en el contexto militar, también puede presentar desafíos distintos. La tecnología de Inteligencia Artificial puede facilitar las operaciones autónomas, conducir a una toma de decisiones militares más informadas, y probablemente aumentará la velocidad y la escala de la acción militar. Sin embargo, también es impredecible, vulnerable a formas únicas de manipulación y presenta desafíos para la interacción humano-máquina. Los analistas tienen una amplia gama de opiniones sobre cuán influyente será la IA en futuras operaciones de combate. Si bien un pequeño número de analistas cree que la tecnología tendrá un impacto mínimo, un mayor número de expertos cree que AI tendrá al menos un efecto evolutivo, si no revolucionario.

 

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre