Trump identifica a 22 países como los “grandes productores de drogas”

El presidente Donald Trump ha enumerado las naciones identificadas por su administración como “principales países de tránsito de drogas o principales países productores de drogas ilícitas”.

En un memorando presidencial para el Secretario de Estado, publicado el 11 de septiembre, Trump anunció que 22 países no estaban logrando evitar la producción y el tráfico de drogas ilegales: Afganistán, Bahamas, Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Myanmar (Birmania), Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela.

Cada año, el presidente de los EE. UU. publica una lista de los países identificados que están fallando en la lucha contra las drogas. Este año, los países enumerados coinciden con los designados como tales en 2017, aunque la retórica de Trump en el documento se ha intensificado hacia ciertos países.

Afganistán y tráfico de drogas

El memorándum de este año, escrito por Trump, hace mención específica de Afganistán, afirmando que “la economía ilícita de opio de Afganistán promueve la corrupción, financia a los talibanes y socava la seguridad de ese país, que miles de hombres y mujeres de servicio de Estados Unidos ayudan a defender”.

Esta referencia es significativa, ya que se produce meses después de que Estados Unidos comenzara un enfoque sin precedentes y controvertido sobre el tráfico de opio en Afganistán. Como ha informado TalkingDrugs, las fuerzas estadounidenses han llevado a cabo numerosos ataques aéreos contra laboratorios de procesamiento de opio en el país durante el año pasado. A diferencia de las redadas terrestres, este enfoque intenta matar a cualquier persona que se encuentre en las proximidades de dicho laboratorio en cualquier momento, incluso si no se involucran por completo con el tráfico de drogas.

La descripción de Trump del tráfico de opio afgano como un problema de seguridad para el personal militar de EE. UU. puede ser una señal de bombardeos continuos en el laboratorio.

El memorándum de Trump también advierte que “la heroína procedente de México y la cocaína de Colombia reclaman miles de vidas anualmente en los Estados Unidos”. De hecho, la producción de heroína en México y la producción de cocaína en Colombia han aumentado significativamente en los últimos años. Los datos del gobierno de EE. UU. sugieren que más de 30,000 muertes en 2017 se atribuyeron a estas dos drogas.

El aumento más significativo de las muertes relacionadas con las drogas en los EE. UU. en los últimos años se relaciona con los opioides que no son heroína, incluidos los analgésicos y otros sintéticos como el fentanilo.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre