Trump eliminó la Directiva de Política Presidencial 20 emitida por Obama

0
152

El presidente Donald Trump ha eliminado las reglas que rigen el proceso de lanzamiento de ataques cibernéticos, dando al ejército más libertad para desplegar sus avanzadas herramientas de piratería sin retroceso del Departamento de Estado y la comunidad de inteligencia.

La decisión de Trump podría empoderar a los oficiales militares para lanzar ciberataques más frecuentes y más agresivos contra adversarios como Rusia e Irán.

Las directrices aprobadas por el presidente Barack Obama, conocida como Directiva de Política Presidencial 20, requirieron discusiones de alto nivel entre muchas agencias antes de que los militares pudieran llevar a cabo operaciones cibernéticas significativas. Al anular el PPD-20, Trump puso los ataques cibernéticos en el mismo nivel que las operaciones cinéticas, que no requieren aprobación de alto nivel o discusiones interinstitucionales.

Ahora, el Comando Cibernético de EE. UU. puede realizar ataques basados ​​en las decisiones estratégicas de la administración sin necesidad de obtener el permiso de la Casa Blanca para ataques digitales individuales.

Durante la administración Obama  el Departamento de Estado «tuvo éxito en bloquear o enlentecer el Comando Cibernetico al hacer cosas que quería hacer, incluso contra objetivos a los que no creería que alguien pudiera oponerse, como el ISIS» le dijo una persona a  Político.

Todavía no está claro qué política nueva ha reemplazado al PPD-20, y la Casa Blanca no quiso hacer ningún comentario. Un ex funcionario cibernético del Departamento de Defensa dijo que las agencias como Estado y Comercio, con su comprensión de las consecuencias diplomáticas y económicas, aún tenían que participar en las decisiones importantes.

La comunidad de inteligencia también ha rechazado algunas operaciones militares, especialmente las que corren el riesgo de exponer el software de espionaje que los espías estadounidenses pasan años desarrollando y plantando en redes enemigas.

La disputa burocrática que resultó de PPD-20 tuvo serias consecuencias prácticas, dijo el ex funcionario estadounidense. El año pasado, el Comando Cibernético y su contraparte británica desarrollaron un plan para llevar a cabo operaciones cibernéticas (Te puede interesar: Operaciones cibernéticas de Fuerza Aérea estadounidense), pero los debates entre agencias de los Estados Unidos retrasaron la misión.

El cambio

Aún así, la decisión es un golpe significativo para el Departamento de Estado, que ahora tendrá menos influencia sobre si los militares realizan ataques digitales específicos que podrían complicar las negociaciones diplomáticas u otras prioridades internacionales.

La Casa Blanca ha estado reflexionando sobre el cambio por meses. Mientras que el consejero de seguridad nacional, John Bolton, suele ser visto como una influencia de línea dura dentro de la administración, las discusiones sobre el desmantelamiento del PPD-20 comenzaron antes de que tomara el poder del teniente general H.R. McMaster.

La eliminación de PPD-20 no elimina la constelación de desafíos legales a las operaciones cibernéticas que han consumido las reuniones entre los planificadores del Pentágono y los abogados del Departamento de Estado.

El último proyecto de ley de defensa intentó abordar algunos de esos problemas, declarando que los ataques cibernéticos son «actividades militares tradicionales» y no requieren que el presidente firme un hallazgo de «acción encubierta» antes de poder proceder.

R. David Edelman, quien se desempeñó como director de política cibernética internacional en el Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Obama, dijo que, independientemente de lo que reemplazara al PPD-20, necesitaba incorporar consideraciones no militares.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre