¿Es tiempo para planear una Guerra Civil en Venezuela?

0
627
Venezuela y Palestina firman acuerdo bilateral para la salud
Venezuela y Palestina firman acuerdo bilateral para la salud

Venezuela, una nación de más de 30 millones de habitantes, con las mayores reservas de petróleo del mundo, está al borde del colapso y de la guerra civil. Las implicaciones para las Américas son profundas y peligrosas.

La crisis se remonta a las elecciones de 1998 de Hugo Chávez a la presidencia. Un autoproclamado socialista en la línea de Simón Bolívar, que llevó a la nación a la independencia a comienzos del siglo XIX y desencadenó su orgullosa historia de autonomía, Chávez inventó un sistema político que usó a menudo los altos precios del petróleo para sobornar a las masas para apoyarlo.

Sin embargo, su sucesor, Nicolás Maduro, carece de su carisma y capacidad de intrigas y los precios del petróleo siguen siendo demasiado bajos para dar a Maduro cualquier influencia financiera. Ahora su oposición ha logrado unirse en torno a detener su intento de reescribir la constitución para darle el control final sobre los tribunales y la legislatura – su intento de hacerse efectivamente presidente de por vida.

En los últimos cinco meses, más de 100 manifestantes han sido asesinados, y cientos de miles de personas han marchado en las calles. Un piloto de la oposición bombardeó la Suprema Corte y la Organización de Estados Americanos (OEA) condenó al régimen. Incluso antes de la crisis, Venezuela ya era uno de los países más violentos de las Américas, al igual que México y El Salvador, que se encuentran en medio de las guerras de drogas.

Crisis en la Seguridad Regional

Este es un desastre potencial para la región debido a la posibilidad de un número masivo de refugiados (tanto en el mar como especialmente en la vecina Colombia, que acaba de salir de su propia insurgencia). Podría constituir una pérdida de recursos para otras naciones (incluyendo Estados Unidos), que se verían obligadas a ayudar a una población desplazada y en situación de riesgo. Los estragos también podrían abrir oportunidades para contrabandistas de drogas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien recientemente comentó que «una opción militar» está sobre la mesa (algo que nadie ha sugerido en el gobierno de Estados Unidos), y la mezcla está más allá de inflamable – es explosiva.

Las opciones realistas para los Estados Unidos son limitadas. Cualquier presión dominante que aplique a Venezuela a través de sanciones o, ciertamente, de los militares, será aprovechada por Maduro para reunir a sus seguidores contra los yanquis.

«Estados Unidos vs. Venezuela».

Se debe buscar una condena de organizaciones como la OEA y sancionar a los líderes venezolanos en concierto con otros. Los recursos de inteligencia como sensores satelitales y aviones no tripulados, así como la vigilancia cibernética, especialmente de las redes sociales – para observar las tendencias internas. Debemos evitar ser sorprendidos tácticamente por un flujo masivo de refugiados o por un descenso repentino a una guerra total.

Cuarto, debemos prepararnos para prestar asistencia humanitaria y hacer frente a un flujo marítimo de refugiados. Guantánamo Bay tiene una misión bien dotada de recursos para emprender tales respuestas. La coordinación con las posibles naciones objetivo en el Caribe y América del Sur debería comenzar ahora.

Por último, es importante el contacto bilateral con los aliados y amigos en la región para desactivar la crisis y también ayudar a crear una verdadera democracia en este importante país.

Cada nación en las Américas tiene interés en un arreglo pacífico en Venezuela. El liderazgo de los Estados Unidos debe ser sutil y restringido, aunque no desaparezca por completo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre