Soldados indígenas defienden frontera brasileña

0
358

Desde su fundación en 1648, el ejército brasileño (EB, en portugués) ha mantenido una asociación con los pueblos indígenas de los bosques y las zonas fronterizas de Brasil. El Primer Pelotón Especial Fronterizo (1º PEF, en portugués) es una de esas uniones.

Con sede en el Parque Nacional de las Montañas Tumucumaque, en los estados de Amapá y Pará, la unidad monitorea la frontera noroccidental de Brasil con Surinam con la ayuda de los pueblos indígenas del patrimonio de Tiriós. El parque es un área de conservación de casi 4 millones de hectáreas en la región fronteriza del norte de Brasil.

La 1º sede del PEF en Pará es principalmente accesible por vía aérea, ya que los ríos son navegables solo durante la temporada de lluvias de marzo a julio. Las ciudades más cercanas son Macapá, la capital de Amapá, ubicada a 594 kilómetros de distancia, y Belém, la capital de Pará, ubicada a 940 kilómetros de distancia. En la zona viven cerca de 2.000 indígenas de 23 tribus diferentes del patrimonio de Tirió, que viven de la agricultura, la caza, la recolección y la pesca.

Organización de la unidad fronteriza

El 1º PEF está bajo el mando del EB 2º Batallón de Infantería de Selva (2º BIS, en portugués), conocido como el Batallón Pedro Teixeira, con sede en Belém. La unidad, compuesta por unos 50 miembros del servicio, incluye a 12 soldados indígenas de la etnia Tiriós que aportan su conocimiento de las habilidades esenciales de la selva por las características únicas de la región amazónica.

Según el coronel Eduardo Veiga Cabral, comandante del 2º BIS, el 1º miembro del personal del FPE se alivia cada 60 días, mientras que el equipo médico rota cada 30 días. «Solo los 12 miembros del servicio indígena permanecen en la sede administrativa a tiempo completo», dijo el coronel Veiga. «Mantenemos un pelotón de infantería reforzado con miembros del servicio que tienen habilidades esenciales para realizar adecuadamente los servicios generales y gestionar las necesidades administrativas de la unidad, además del personal médico requerido para la atención básica de la salud».

El 1º PEF se mudó al área en 2003, pero sus primeras expediciones de reconocimiento se remontan a 1985, cuando se estableció la unidad militar. «El objetivo era garantizar la soberanía en el área fronteriza con Suriname -una nación vecina asociada- a través de la ocupación, presencia y monitoreo de la región, además de proporcionar ayuda a las comunidades indígenas y cooperar en el desarrollo regional», dijo el coronel Veiga.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre