Funcionarios franceses investigan acusaciones de soborno en Brasil

Autoridades francesas están llevando a cabo una investigación, en un caso sobre presunta corrupción vinculada a la venta hecha en 2008, de submarinos de ataque Scorpene a Brasil.

0
368

La investigación preliminar se refiere a una presunta «corrupción de funcionarios públicos extranjeros», relacionada con el contrato realizado el 23 de diciembre de 2008 para los submarinos Scorpene. Los jueces franceses están tratando de determinar si se pagaron sobornos relacionados con la venta de submarinos con parte del dinero presuntamente enviado de vuelta a Francia en una «retrocomisión».

«El fiscal financiero nacional ha estado investigando desde el otoño de 2016 un contrato de armas entre Francia y Brasil basado principalmente en cinco submarinos», informó el diario Le Parisien.

Un portavoz de DCNS declaró: «DCNS cumple estrictamente las disposiciones de los tratados internacionales y las leyes locales en cada país en el que opera la compañía, así como el más alto nivel de cumplimiento».

En el acuerdo con Brasil, DCNS acordó la venta de cuatro submarinos Scorpene, la transferencia de tecnología y ayudar a construir la parte convencional de un submarino de propulsión nuclear planificado.

El socio local de DCNS, Odebrecht, está siendo investigado por funcionarios brasileños por presunta corrupción en diferentes países de Latinoamérica. Los ejecutivos de la empresa constructora brasileña revelaron el nombre del socio francés el cual se encuentra siendo investigado por las autoridades.

Una fuente cercana a la investigación confirmó a Agence France-Presse que una investigación sobre la corrupción en Francia está en marcha, pero se negó a dar más detalles, informó la AFP.

Las ventas de armas extranjeras pueden ser vistas en una base estratégica no sólo como un acuerdo comercial, con los países adaptando sus regulaciones y jurisprudencia para acomodar el financiamiento de tales contratos.

Se presume que parte del dinero pagado para ganar acuerdos en el extranjero, se ha utilizado para ayudar a financiar campañas políticas de altos políticos en Francia; este fenómeno se ha repetido en Colombia y otros países de Latinoamérica.

DCNS recibió 4.100 millones de euros (4.600 millones de dólares) del total de los 6.700 millones de euros en la venta de submarinos con las empresas brasileñas, informaron medios franceses. El presidente francés Nicolas Sarkozy firmó el contrato el 23 de diciembre de 2008, con su homólogo, Luiz Inácio Lula da Silva.

DCNS construyó la mitad del primer Scorpene en Cherbourg, norte de Francia, permitiendo la formación de ingenieros brasileños y la transferencia de tecnología. Los otros submarinos serán construidos en una nueva planta de montaje y base militar en Río de Janeiro.

La jefa de la fiscalía francesa, Éliane Houlette, acudió recientemente a Brasil con un equipo que incluía al jefe de policía de la oficina de lucha contra la corrupción francesa, informó la AFP. Su anfitrión brasileño, el Fiscal General Rodrigo Jano, planteó la posibilidad de realizar investigaciones conjuntas sobre «casos concretos» de corrupción en una declaración del 9 de mayo.

Además del acuerdo submarino, Francia también firmó un contrato para 50 helicópteros militares Caracal de Airbus en 2008.

El interés de Brasil en la adquisición de una flota submarina se debió a la ventaja que los británicos tuvieron en la Guerra de las Malvinas cuando un solo submarino nuclear de la Marina Real amenazó a la marina argentina, informó Journal du Dimanche.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre