Se aviva el interés por formar Ejército de Unión Europea

0
233

Los planes para un Ejército europeo fracasaron a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Desde esa fecha, los estados de la UE han avanzado pequeños pasos para integrar sus fuerzas armadas, lo que hace que la idea de un ejército europeo se acerque cada vez más a la realidad. Los tratados militares para un ejército europeo conjunto se firmaron pocos años después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Un pacto de cooperación de defensa estableció los detalles, desde la adquisición de uniformes nuevos hasta la implementación de una estructura de mando clara. Francia, Alemania, Italia, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo suministrarían soldados al ejército europeo. Una comisaría europea compuesta por nueve representantes enviaría las tropas a la línea del frente, pero los funcionarios serían supervisados ​​por una asamblea europea de eurodiputados de los estados participantes.

Las unidades militares de nivel inferior operarían en un nivel puramente nacional, mientras que se esperaría que los oficiales de varios estados participantes sirvieran como líderes. El proyecto militar -probablemente el más ambicioso en la historia de la posguerra en Europa- eliminó numerosos obstáculos, pero fue detenido por la oposición en el parlamento de Francia en 1954.

El inicio de la idea

Después del final de la Comunidad de Defensa Europea (EDC) en 1954, los planes para un ejército europeo fueron postergados durante décadas, hasta que los recientes eventos revivieron la idea. La razones del re avivamiento de la idea son la falta de interés del presidente estadounidense Donald Trump en Europa, la creciente amenaza que representa Rusia y la inminente retirada del Reino Unido de la UE han dado un nuevo ímpetu al proyecto militar.

El primer paso se dio a finales del 2017, cuando 25 estados miembros de la UE acordaron la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) sobre la integración de los ejércitos nacionales en una fuerza de la UE. Esta cooperación se esfuerza por proyectos de armamentos conjuntos y una cooperación más estrecha entre las propias fuerzas armadas. Algunos ejemplos de aproximaciones se encontrarán a continuación:

Brigada franco-alemana

Se fundó en 1989. Es la única organización militar binacional en el mundo. Sus aproximadamente 6.000 soldados están estacionados en cuatro lugares en Alemania y tres en Francia. Los soldados prestan servicios juntos, pero solo en la compañía de suministro y apoyo y en los niveles de comando; todas las demás unidades están divididas por nación.

Cuerpo alemán / holandés

En 1995, Alemania y los Países Bajos establecieron el Cuerpo Alemán / Neerlandés, que comanda un poco más de 40,000 soldados. En el 2014, la 11ª Brigada de Aviones Aéreos de los Países Bajos se unió a la División de Fuerzas Rápidas Alemanas. En el 2016, acordaron la integración del Batallón de Protección de las Fuerzas Navales, que estará conformado por 800 tropas de la Armada holandesa. Esto se dará en durante el año 2018.

La motivación para una mayor integración militar se extiende más allá de los lazos políticos. Los países de la UE quieren ahorrar costos y compartir acceso a capacidades militares que otros estados pueden carecer. Ahora, reconocen la necesidad de acelerar una cooperación militar más estrecha.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre