Rebeldes del sur de Siria inician nueva ronda de negociaciones con Rusia

0
205

Los rebeldes del sur de Siria comenzarán el viernes una nueva ronda de negociaciones con representantes militares rusos tras un intenso bombardeo de 24 horas.

Los ataques contra las zonas rebeldes de la provincia meridional de Deraa, blanco de una devastadora ofensiva militar desde el pasado 19 de junio, se reanudaron el miércoles tras el fracaso de las negociaciones. Los representantes rusos buscaban, en nombre del régimen sirio, convencer a los rebeldes a aceptar el desarme.

Rusia vetó el jueves en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU la aprobación de una declaración sobre esta región estratégica, próxima a la frontera con Jordania y la parte siria de las Colinas del Golán, anexada por Israel.

«La delegación rebelde se dirige a la reunión», afirmó a la AFP Hussein Abazeed, portavoz de los rebeldes de Deraa, que acusan a Moscú de practicar una «política de tierra arrasada».

El comando rebelde expresó el jueves el deseo de iniciar una «nueva ronda de negociaciones» a cambio de un alto el fuego de las fuerzas del régimen sirio de Bashar al-Assad.

«Pedimos garantías verdaderas y la presencia de la ONU durante el nuevo ciclo de negociaciones», afirmó Abazeed.

El anuncio de las negociaciones fue acompañado por una interrupción de los bombardeos aéreos contra las zonas rebeldes.

Después de asegurar el control de Damasco (Te puede interesar: Avanzan resultados de la Operación Roundup contra ISIS en Siria) y sus alrededores en los últimos meses, por primera vez desde 2012 las fuerzas de Assad tienen como blancos las provincias meridionales de Deraa y Qouneitra.

Ofensiva en el sur

Iniciada hace más de dos semanas, la ofensiva en el sur mezcla bombardeos intensos con negociaciones para llegar a acuerdos de «reconciliación», que en realidad son rendiciones. El régimen asumió el control de 30 localidades de la provincia de Deraa gracias a los acuerdos y las victorias militares. Damasco controla ahora dos tercios de esta región, contra apenas un 30% antes de la ofensiva.

Por primera vez desde 2015, las fuerzas de Assad controlan la frontera con Jordania en la provincia de Deraa, un área de 275 kilómetros cuadrados. Sin embargo, el puesto fronterizo de Nassib, el principal en la región de Deraa, sigue bajo control de los rebeldes, sólo cuatro kilómetros lo separan de las fuerzas gubernamentales.

El puesto de Nassib tiene un valor estratégico para el régimen, un lugar de gran actividad comercial con Jordania. La provincia de Deraa, considerada la cuna de la revuelta siria, registró un alto el fuego el año pasado, gracias a un acuerdo entre Estados Unidos, Rusia y Jordania.

La actual ofensiva provocó la muerte de 150 civiles en menos de tres semanas y el desplazamiento de cientos de miles de civiles. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó en un comunicado que «750.000 vidas están en peligro» en una región en la que el número de desplazados llegó a 325.000

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre