Protestas en Honduras por ilegitimidad en elecciones

0
477

La policía militar hondureña disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes que quemaron neumáticos y atacaron edificios el lunes, luego de que la Organización de Estados Americanos rechazara una declaración de victoria para el presidente Juan Orlando Hernández en una elección muy disputada.

 

Furiosos porque Hernández había sido declarado ganador, los manifestantes se enfrentaron con la policía en la capital, Tegucigalpa, bloquearon carreteras alrededor del principal puerto del país centroamericano y quemaron parcialmente un tribunal y una sucursal bancaria en San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras.

«No vamos a dejar de protestar, no vamos a dejar que roben las elecciones de Salvador Nasralla ni que mantengan a Juan Orlando Hernández en el poder», dijo Antonio Tejada, de 30 años, con el rostro cubierto con un pañuelo rojo en el centro de la capital. .

Cerca de allí, la policía militar despejó rocas y quemó neumáticos de las calles.

Nasralla, ex presentador de televisión Salvador, encabeza una coalición de centro-izquierda que parecía encaminarse sorpresivamente en las horas posteriores a las elecciones del 26 de noviembre, antes de que los resultados dejaran de llegar. Cuando se reanudaron, el resultado comenzó a favorecer al titular.

Honduras se ha visto sacudida por la inestabilidad política y las violentas protestas desde entonces. El conteo ha sido cuestionado por los dos principales partidos de la oposición, incluida la Alianza de oposición contra la dictadura, encabezada por Nasralla, así como una amplia franja del cuerpo diplomático.

Irregularidades encontradas por la OEA

El informe de la OEA describió irregularidades -incluidas intrusiones deliberadas de personas en el sistema de computadora electoral, bolsas de votos abiertas o sin votos, e improbabilidad «extrema» en torno a los patrones de votación que analizó-lo que hace «imposible determinar con la certeza necesaria al ganador».

El ex presidente hondureño Manuel Zelaya, quien apoya a Nasralla, dijo el lunes que los manifestantes no deberían retroceder.

Sin embargo, Zelaya, quien fue derrocado en un golpe en 2009, dijo que la Alianza estaba lista para aceptar nuevas elecciones si Nasralla, que se reunía con funcionarios de la OEA y Estados Unidos en Washington el lunes, está de acuerdo.

«Lo aceptaríamos para garantizar la paz», dijo Zelaya en un programa de televisión. «El pueblo hondureño no quiere guerra, no queremos guerra».

La caótica elección de Honduras marca el inicio de una temporada de votación en América Latina que verá a más de dos tercios de la población de la región elegir nuevos líderes en los próximos 12 meses.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre