Procesamientos a militares de Colombia por asesinatos en un limbo legal

0
10

El mes pasado, los legisladores colombianos aprobaron un proyecto de ley que detalla el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz, un sistema judicial negociado con las FARC como parte de las conversaciones de paz. El proyecto de ley incluye una disposición, propuesta por los partidarios del presidente electo Ivan Duque, que probablemente detenga el procesamiento de asesinatos por parte del ejército y otros abusos.

A menos que los demandados soliciten lo contrario, la disposición suspende los enjuiciamientos de la Jurisdicción Especial de los soldados de las Fuerzas Armadas de Colombia hasta que el gobierno cree un “proceso especial y diferenciado” para ellos. El Congreso tiene un año y medio para aprobar un proyecto de ley que detalla ese proceso.

Los críticos han caracterizado la disposición como una distorsión del acuerdo de paz, que probablemente otorgue un trato más indulgente a los soldados del gobierno que a los combatientes de las FARC. Pero es peor que eso. La medida podría poner a los enjuiciamientos en contra de los soldados y oficiales del ejército en completa detención.

Los jueces ya han trasladado algunos casos de los tribunales ordinarios a la Jurisdicción especial. Y un proyecto de ley aprobado por el Congreso en noviembre pasado, ahora bajo revisión del Tribunal Constitucional, va mucho más allá. Si se aprueba, detendrá en gran medida los procesamientos en jurisdicciones regulares por delitos relacionados con el conflicto armado. En virtud de ese proyecto de ley, los tribunales ordinarios no pueden, entre otras actividades, dictar sentencias o enviar a los sospechosos en tales casos a prisión preventiva.

Con estos cambios en su lugar, los generales del ejército ahora bajo investigación para la ejecución sistemática de civiles de sus brigadas podrían caer en un conveniente limbo legal.  La Oficina del Fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) está supervisando los procedimientos en estos casos y si determina que las autoridades nacionales no están dispuestas o no pueden investigar y enjuiciar de manera genuina, podría abrir una investigación.

Mientras que decenas de soldados han sido condenados por falsos positivos, pocos comandantes que dirigieron las brigadas -y luego ascendieron en las filas militares- han sido responsabilizados. Ningún general del ejército ha sido condenado por estos crímenes. Muchos ahora se beneficiarán de las nuevas reglas.

Caso del General que asistió a JEP

El caso del general Henry William Torres Escalante, el único enjuiciamiento falso positivo de un general del ejército que ha logrado un progreso significativo. En mayo, un tribunal en Yopal inició un juicio por su papel en el asesinato de Daniel Torres Arciniegas y su hijo Roque Julio Torres Torres. Tropas de la 16ª brigada, bajo la vigilancia del general Torres, asesinaron a los dos granjeros en la provincia de Casanare en marzo de 2007, y los denunciaron como guerrilleros.

La evidencia contra el general Torres fue fuerte. Incluía el testimonio de los soldados que él sabía de los asesinatos, así como documentos que sugieren fuertemente que estaba tratando de cerrar las investigaciones contra los soldados involucrados.

Sin embargo, el 20 de junio, un juez decidió transferir el caso a la Jurisdicción Especial para la Paz, que lo ha convocado a una audiencia preliminar. La disposición aprobada por el Congreso la semana pasada paralizaría el proceso a menos que el general Torres Escalante solicite lo contrario (Te puede interesar: General de Ejército de Colombia ante la Jurisdicción Especial para la Paz).

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre