Prerrogativas para analizar las relaciones político-cívico-militares de Egipto

0
158

El caso de la dictadura Brasilera ha proporcionado los insumos necesarios para estudios en torno a las relaciones políticas cívico-militares en un país. Alfred Stepan desarrolló uno publicado en 1988 e incluyó 11 categorías de prerrogativas para medir la reafirmación contemporánea del poder de los militares de Brasil.

Estas categorías serán analizadas aquí con base en la información del caso de Egipto, desde que los militares tomaron el poder en un golpe de Estado en julio de 2013. Este nivel solo fue alcanzado por Brasil entre 1969 y 1972, luego, empezaron a disminuir.

A continuación las prerrogativas del ejército egipcio:

  1. «Papel independiente sancionado por la Constitución de los militares en el sistema político», la constitución de 2014 redactada bajo la tutela militar le otorgó poderes que nunca antes, o solo desde 2012, había disfrutado. Esto incluye el poder de declarar la guerra, elegir al Ministro de Defensa entre sus filas y hacer que él, en lugar del presidente, sirviera como comandante en jefe, aprobar su propio presupuesto y reclutar egipcios en sus filas.

2.«relación militar con el jefe ejecutivo», coloca al ejército contemporáneo en un nivel de control más alto que el alcanzado por cualquiera de los predecesores de Sisi, todos los cuales, además de Muhammad Morsi, eran como él, ex oficiales.

3. La «coordinación del sector de defensa» sobre la cual no existe una gran diferencia entre las eras Nasser, Mubarak y Sisi, pero bajo Sadat la presidencia intervino más directamente en la política y organización de la defensa.

4.  «Participación militar en servicio activo en el gabinete», coloca al ejército bajo Sisi al más alto nivel, en el sentido de que su Ministro de Defensa debe ser retirado de los oficiales en servicio activo, mientras que anteriormente esta y otras carteras ministeriales solo podían llevarse a cabo por oficiales que habían dejado el ejército.

5. «el papel de los militares frente a la legislatura». Bajo Sisi, los militares no solo seleccionaron al presidente del parlamento y su secretario general, sino que organizaron los partidos políticos que formaban la mayoría; la coalición gobernante, en la que prestan servicio un número récord de oficiales jubilados. Su Comité de Seguridad Nacional y Defensa, compuesto casi exclusivamente por ex oficiales, bajo Sisi jugó un papel más destacado que nunca.

6. «El papel de los altos funcionarios de carrera o los nombramientos políticos civiles». Se refiere a la representación civil en el ministerio de defensa. Para todas las presidencias en Egipto republicano, incluido el de Muhammad Morsi, este ministerio ha sido atendido de manera virtual por oficiales. Desde 2012, el número de oficiales designados en los ministerios ha sido de miles, una cifra aún mayor que bajo Nasser.

Las prerrogativas séptima y octava son roles en inteligencia y policía, y aquí la línea de tendencia replica una curva en forma de U, aunque mayor en el extremo de Nasser. Nasser colocó a sus colegas oficiales a cargo de todas las agencias de inteligencia militares y civiles. En cuanto a la policía, desde la era Nasser han sido controlados directamente por el ejército y atendidos por oficiales que han pasado por la policía, no por academias militares.

9. «Papel en promociones militares». Los civiles nunca han desempeñado ningún papel en el reclutamiento o la promoción de oficiales, aunque Sadat afirmó tener más control presidencial sobre este último que cualquier otro presidente. Morsi buscó que se levantara la prohibición sobre el reclutamiento de Hermanos Musulmanes conocidos en las academias militares, pero su mandato fue demasiado breve para que ese paso se implemente con éxito.

10. El «papel en las empresas estatales», cuya línea de tendencia vuelve a ser la de una curva en forma de u. Sadat civilizó muchos puestos de liderazgo en empresas estatales que Nasser había entregado al ejército, algunos de los cuales han sido militarizados de nuevo bajo Sisi.

Pero un fenómeno paralelo del crecimiento de la economía militar ha tenido una trayectoria ascendente desde que Nasser la fundó, acelerándose rápidamente bajo Sisi, con los militares ampliando enormemente el número de compañías que controla directa e indirectamente y el número de sus oficiales empleados dentro de ellas (Te puede interesar: El éxito de las empresas militares en el gobierno de Sisi en Egipto)

11.»papel en el sistema legal» traza otra curva en forma de U, siendo alto bajo Nasser, quien creó «tribunales revolucionarios» bajo auspicios militares, y nuevamente bajo Sisi, durante cuyo mandato la jurisdicción de los tribunales militares se ha extendido a dominios civiles , el número de civiles juzgados en tribunales militares se amplió enormemente, y los militares se hicieron inmunes a los tribunales civiles.

Se pueden extraer dos conclusiones de esta evaluación de las relaciones cívico-militares en Egipto a lo largo de estas once dimensiones. La primera es que la dominación de la política civil por parte de los militares egipcios es más duradera y exhaustiva que en Brasil o, en realidad, no solo en cualquier otro país de América del Sur, sino también en todo el mundo.

En segundo lugar, la ligera reducción de los roles generales de los militares bajo Sadat, Mubarak y Morsi se debió más a la afirmación del poder presidencial que a la dinamización general de la vida política civil, aunque eso ocurrió en cierta medida, especialmente en 2012-13.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre