¿Por qué las militares de Sudáfrica no son tratadas con equidad?

0
306

El caso del ejército sudafricano muestra que las grandes esperanzas sobre la integración de género en el ejército no son suficientes para hacer cambios. Después de que el apartheid terminó, Sudáfrica intentó hacer que el ejército fuera más representativo del país, tanto en raza como en género. Medidas como el reclutamiento focalizado de mujeres, la introducción de cuotas y la no restricción de las mujeres de los roles de combate mejoraron el equilibrio de género (Te puede interesar: Una vista al abuso sexual en mujeres militares alrededor del mundo)

Como resultado, las mujeres soldados ahora representan poco menos del 24 por ciento de las fuerzas de tiempo completo de Sudáfrica. A pesar de estos esfuerzos, argumentamos que no se cumplieron las expectativas de un entorno militar transformado y «regentado».

Una investigación realizada por el Peace Research Institute entrevistó a 50 personas de un batallón de infantería de Sudáfrica ubicado cerca de Ciudad del Cabo. Los participantes eran de diferentes razas; El 68 por ciento eran hombres, y el 32 por ciento eran mujeres. Utilizaron entrevistas personales en profundidad y grupos focales de cuatro a cinco participantes. Segmentaron los grupos focales por rango y género para asegurarse de que las relaciones de poder no censuraran la conversación.

Las razones

La investigación identificó 3 razones de por qué los esfuerzos para regenerizar a los militares no han sido eficientes:

  1. Las mujeres militares son vistas como civiles: 

En las entrevistas, se vio que tanto los militares como los hombres veían a las mujeres principalmente como civiles, y solo secundariamente como soldados. Mientras que las mujeres soldados eran apreciadas en ciertas circunstancias, como cuando se comunicaban con la población local, tanto hombres como mujeres encuestados los vieron primero como mujeres, madres y esposas y solo en segundo lugar como soldados.

2. Las mujeres son sexualizadas: 
En las entrevistas, las mujeres fueron «sexualizadas» debido a su género. Tanto los hombres como las mujeres encuestados discutieron cómo las mujeres soldados podían o no podían hacer ciertas tareas debido a su sexualidad. Esto fue visto como positivo en ciertos casos, como cuando las mujeres soldado podrían usar su atractivo sexual percibido para obtener información. Pero este atractivo sexual percibido también podría interpretarse como negativo y vergonzoso en otras circunstancias, por ejemplo, cuando las mujeres soldado tenían relaciones sexuales con sus colegas.

3. Las mujeres son vistas como víctimas: 
Los hombres soldados en las entrevistas siempre se referían a las mujeres como víctimas que necesitaban su protección, más que como soldados. Este tipo de razonamiento refuerza los estereotipos de género, que entienden a las mujeres como frágiles, débiles y pasivas y, por lo tanto, no aptas para ser soldados.

La investigación mostró que aunque aumentar el número de mujeres ayuda a alterar la masculinidad dominante en el ejército, no cambia fundamentalmente las actitudes o el comportamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre