Poderío militar de Cuba: Poder duro y poder blando

1
259

Los poderes duros y blandos son dos tipos de herramientas de política exterior que las naciones usan para ejercer influencia en sus relaciones con otros países.

El poder duro depende de la cantidad y calidad de los recursos de un país: su población, territorio, fuerza militar, poder económico y recursos naturales. El poder duro se centra en la amenaza o el uso de la fuerza, o medios económicos para alcanzar objetivos políticos.

Por el contrario, el poder blando, un término acuñado por el profesor Nye, denota la capacidad de dar forma a las preferencias de otras naciones a través del atractivo cooperativo en lugar de la coacción. El poder blando se basa en afinidades en cultura, política, valores o política exterior. Según Nye, «un país puede obtener los resultados que quiere en la política mundial porque otros países, admirando sus valores, emulando su ejemplo, aspirando a su nivel de prosperidad y apertura, quieren seguirlo».

Cuba, desde su revolución cubana de 1959, ha ejercido el poder duro y blando en todo el mundo desproporcionadamente en exceso de sus recursos y capacidades.

En los años 60, 70 y 80, con el apoyo de la Unión Soviética, Cuba exportó su marca de revolución militar en todo el mundo en desarrollo para fomentar y ayudar a los levantamientos marxistas.

Ya en 1961, Cuba introdujo asesores militares en África, y en 1965 el Che Guevara fue enviado a entrenar y dirigir una insurgencia en el Congo. El levantamiento fracasó, pero dos años después, Guevara estuvo nuevamente activo en Bolivia, donde fue capturado y ejecutado.

Representación cubana en otras guerras

Los elementos cubanos también estuvieron involucrados en la Guerra de Vietnam según los informes con un batallón de ingeniería que mantuvo una importante línea de suministro enemigo en Vietnam del Sur. Brutales interrogadores cubanos también trabajaron en las prisiones de Hanoi.

Los militares cubanos también se unieron a Siria y Egipto en su sorpresiva invasión de Israel en 1973. El gobierno de Castro envió 4.000 tropas de combate junto con elementos de tanques para luchar contra Israel.

En 1975, Cuba lanzó una intervención militar a gran escala en apoyo del Movimiento Popular para la Liberación de Angola con más de 25,000 tropas.

En 1977, los Castros enviaron 15,000 tropas cubanas junto con vehículos blindados y artillería para ayudar al partido gobernante de Etiopía en su conflicto con Somalia por la disputada región de Ogaden.

Las tropas cubanas intervinieron en Angola una vez más en 1988. Esta vez los niveles de las tropas llegaron a 55,000 e incluyeron los cazabombarderos MIG-23 con las fuerzas cubanas combatiendo a las fuerzas sudafricanas en intensos combates convencionales.

A esto podemos agregar extensas incursiones de operativos cubanos en el Caribe y América Latina y el actual despliegue masivo de personal cubano en Venezuela.

Cuba presenta una ideología desacreditada y una economía en bancarrota. La revolución cubana transformó, en 1958, uno de los países más prósperos de América Latina, en un estado disfuncional enormemente represivo y empobrecido, de donde huyó el 20% de la población.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre