Pilares del Hospital Militar de Colombia tras transformación del conflicto

0
79

El Hospital Militar Central de Colombia, funciona desde el año 1911 en lo que hoy son las instalaciones de la Clínica Marly. En 1930, tras el conflicto bélico entre Colombia y Perú, se crea el Hospital Militar Central de Venecia, en un corregimiento del departamento de Caquetá. En 1932, fue trasladado al sector de San Cristóbal hacia el sur de la ciudad de Bogotá y finalmente, en 1962, gracias a las gestiones del General Rojas Pinilla, el Hospital se inaugura en las instalaciones que ocupa en la actualidad.

La institución médica es parte de la Dirección General de Sanidad Militar de Colombia y presta servicios médicos de niveles III y IV, es decir, “atendemos desde una uña partida, hasta un trasplante de órganos” dijo el Coronel Diego Fernando Sierra, encargado de la Subdirección de Docencia e Investigación Científica.

El Hospital Militar Central se denomina como una reserva estratégica de la nación en tanto que además de atender al personal activo y retirado y sus familiares de las Fuerzas Militares de Colombia, ha estado y estará en disposición de atender los mayores desastres del país, como lo ha hecho con el atentado al Club El Nogal, el terremoto de Armenia, el atentado en el Centro Comercial Andino y los deslizamientos en Mocoa. Además, en caso de un terremoto de más de 8 grados, es el único hospital de la ciudad que quedaría en pie.

Está compuesto por una Dirección General, a cargo de la Brigadier General Clara Esperanza Galvis, médico pediatra, y cinco subdirecciones  así:

  • Subdirección médica: Br. General. Carlos Rincón, médico cardiólogo.
  • Subdirección de servicios ambulatorios: Coronel de la Reserva Activa Guillermo Vega
  • Subdirección de docencia e investigación científica: Coronel Diego Fernando Sierra, oftalmólogo
  • Subdirección Administrativa: Coronel Raul Armando Medina
  • Subdirección de Finanzas: Ingeniero José M. Cortés.

Las tres primeras subdirecciones se encargan de ejecutar el área misional del hospital y las dos últimas, el área de apoyo. Cuentan con 2730 funcionarios entre personal médico y personal administrativo, además de 391 residentes y más de 1845 estudiantes rotando en varios períodos del año.

Atienden con 87 consultorios, 14 salas de cirugía y 530 camas; 355 en hospitalización de adultos, 54 en pediatría, 66 en urgencias, 28 en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de adultos, 11 en UCI de pacientes pediátricos y 16 de pacientes neonatos (hasta el día 30 de nacimiento).

Transformación del Hospital

En el proceso de transformación de la guerra, el hospital ha tenido que adaptarse a las nuevas necesidades de sus usuarios, recordando que la mayor parte de sus pacientes no son los heridos en combate, sino el personal retirado y sus familias. Hay dos pilares a resaltar dentro de este proceso que ponen al HMC como una de las instituciones médicas más importantes del país. La investigación científica y docencia y la Rehabilitación por traumas.

Investigación científica y docencia

El decreto 2376/2010 ordena a las entidades médicas que reciben estudiantes, realizar un seguimiento docente convirtiéndolo en un Hospital Universitario. En la actualidad, el Hospital cuenta con convenios de docencia con la Universidad Militar Nueva Granada, la Universidad del Rosario, la Universidad Nacional, la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud, la Pontificia Universidad Javeriana, la Escuela Colombiana de Carreras Industriales y el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), entre otros. Recientemente, el Hospital recibió un estudiante de origen Arahuac, un pueblo indígena.

Además, respecto a la investigación científica, el Hospital se ubica como el primero con mayor número de publicaciones indexadas en el año 2017 en Colombia, el segundo con mayor número de grupos de investigación inscritos en Colciencias y el único con 5 patentes; 3 aprobadas y 2 en proceso de aprobación.

Una de las más destacadas es la extensión ósea que logró desarrollar un Coronel de las Fuerzas Militares de Colombia, con el fin de reconstruir la longitud del miembro en situaciones de amputación. La patente fue recibida a mediados del mes de mayo.

Por otro lado, el Hospital tiene en su equipo al primer robot con inteligencia artificial en Colombia, que se encarga de trabajar en la rehabilitación de niños con cáncer, su nombre es NAO y ha sido un total éxito en el proceso de mejoría de los pacientes menores con esta enfermedad.

Rehabilitación por traumas

Es bien sabido que debido al conflicto armado, el hospital se tuvo que especializar en el tratamiento y rehabilitación por traumas, sobre todo, de aquellos militares y policías víctimas de explosivos y minas antipersona. El desescalamiento del conflicto a causa del proceso de paz con las guerrillas de las FARC y el ELN, dio cabida a la existencia del Edificio Fe en la Causa, desde donde se encargan de manejo del trauma y la rehabilitación tanto física como psicológica.

Hoy el Laboratorio de Prótesis del Hospital cuenta con certificación de Alta Calidad del INVIMA (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos) y existe un convenio con el SENA para la capacitación de heridos en combate como técnicos protesistas.

Otros avances

En medio de la transformación el Hospital ha implementado dos ideas novedosas:

  • El taller móvil de prótesis, que se desplaza por el país con el fin de que los heridos no tengan que trasladarse a Bogotá.
  • Consultas vía internet, con la ayuda de la tecnología y los médicos especialistas y generales.
>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre