Personas huyen de la violencia en los países de América Latina

0
209

El Triángulo Norte sigue siendo una de las regiones más peligrosas de América Latina: El Salvador, Honduras y Guatemala siguen estando entre los países más peligrosos del mundo, a pesar de los esfuerzos dirigidos en los últimos años para combatir la violencia. Por ejemplo, a mediados de 2016, El Salvador implementó «medidas extraordinarias, «Incluyendo cortar el contacto entre los principales líderes de pandillas encarcelados y el mundo exterior para evitar que emitan órdenes.

Estados Unidos invirtió casi $ 2 mil millones durante los años fiscales 2015 hasta 2017, con el apoyo bipartidista para mejorar la seguridad ciudadana y el estado de derecho en el Centro. America. Esta inversión fue de la mano de los esfuerzos de la región para combatir diversos desafíos: la iniciativa de la Alianza para la Prosperidad.

Si bien las tasas de homicidios mostraron signos de mejoría en estos tres países en 2017, la epidemia de violencia está lejos de haber terminado. 2017, por ejemplo, varios medios noticiosos informaron que El Salvador vio un incremento preocupante en asesinatos dirigidos a familiares de las fuerzas de seguridad en represalia por la implementación de medidas duras en los sistemas penitenciarios, lo que plantea dudas sobre si la tendencia descendente de la violencia se está invirtiendo, el número total de homicidios en el primer trimestre de 2018 es 14% más alto en comparación con el mismo período de tiempo en 2017.

Inseguridad para mujeres niños y comunidad LGBTQ

Las mujeres y los niños, especialmente las niñas, así como las personas LGBTQ siguen enfrentando altos niveles de peligro grave y persistente a causa de la violencia de género en los países del Triángulo Norte.

Según datos publicados por Small Arms Survey, El Salvador y Honduras figuraron entre los 10 países que actualmente no participan en el conflicto armado con las tasas más altas de feminicidio en 2016. Mientras que las estadísticas de 2017 muestran una ligera disminución en esa tasa para ambos países, el número de homicidios femeninos sigue siendo muy alto.

Las mujeres y los niños también enfrentan violencia física y sexual brutal a manos de miembros de pandillas y otras personas. Además, las personas LGBTQ también son vulnerables a abusos y amenazas similares en estos países. A menudo, los sobrevivientes no tienen ninguna vía para buscar justicia, porque hay un alto nivel de impunidad y falta de protección en estos países.

Historias compartidas por mujeres, niños y personas LGBTQ que viajan en el Caravan citó el abuso sexual, el estrés severo y el miedo, la violencia doméstica y la violación como razones para huir de sus países. Esto incluye a Nelda, una adolescente que dejó Honduras con su madre y su hermana pequeña para escapar de su tío sexualmente abusivo, un hombre con lazos de pandillas . Amenazó con matarlos si no retiraban su informe policial en su contra.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre