Oleada de asesinatos de líderes sociales en Colombia

0
233

Los ataques han golpeado a líderes indígenas en Colombia. Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), 68 indígenas fueron asesinados entre noviembre de 2016 y el 5 de julio de 2018, mientras que 5730 fueron desplazados por la fuerza y ​​161 recibieron amenazas de muerte.

El pasado miércoles 4 de julio, un grupo de asesinos enmascarados ingresó a la casa de Darío Dovigama (30), líder de la reserva indígena Emberá de Cañabravita en el sur de Colombia. Dovigama fue asesinado a tiros sin escuchar una sola palabra.

Su padre, Francisco Dovigama (59) agarró un rifle de caza y disparó. Él también fue baleado abatido.

La esposa de Darío empujó a sus hijos por una ventana a la seguridad antes de levantar un machete contra los atacantes, quienes, habiéndose quedado sin balas, la arrastraron al patio por el pelo e intentaron matarla con las culatas de sus pistolas. Sus gritos alertaron a los vecinos que causaron que los asesinos huyeran en tres motos.

Asesinatos a líderes

La comunidad indígena local estaba por celebrar una consulta sobre el tema de la exploración petrolera en el área. Antes del ataque, los miembros de la comunidad informaron una proliferación de amenazas entregadas por panfletos.

El sábado, 7 de julio, hombres armados visitaron la casa de Dilson Borja en Medellín y le dieron 24 horas para abandonar la ciudad o ser asesinados. Borja es una guardia indígena también de los Pueblos Emberos, pero de la región norte de Uraba, de la que anteriormente había sido desplazado.

En el pasado, Borja ha hecho campaña sobre la restitución de tierras que fueron incautadas ilegalmente durante la guerra civil. También se opuso a la minería y apoyó la fallida candidatura presidencial del izquierdista Gustavo Petro.

La noche anterior (6 de julio), en la región nororiental de La Guajira, dos hombres armados llegaron en motocicleta a la casa de la activista Wayuu, Yelenka Gutiérrez. Intentaron abrirse camino a la fuerza, pero su cuñado los retuvo, y le dispararon dos veces.

Gutiérrez, ex Secretario de Asuntos Indígenas de La Guajira, ha sido amenazado en panfletos por un grupo que se autoproclama Equipo Contrainsurgencia de la Alta Guajira.

Otros miembros de la ONG de derechos humanos Wayuu, Nacion Wayuu, también recibieron 24 horas para abandonar la región. La Guajira se libró en gran medida de la guerra civil del país y Nación Wayuu realiza campañas sobre cuestiones relacionadas con los impactos sociales y ambientales de la mina de carbón Cerrejón de la región, la mina de carbón abierta más grande de América Latina, y sobre presunta corrupción y mala administración por parte del Estado organismo para abordar la malnutrición infantil en la Guajira, el ICBF.

 Si quiere leer más sobre el conflicto armado en Colombia, por favor click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre