Nuevos buques rusos de misiles no deben desvelar a la OTAN

0
59

Un nuevo submarino de misiles balísticos no fue el único nuevo buque que la Armada rusa obtuvo en noviembre.

La nueva corbeta clase Karakurt, llamada “Typhoon”, fue lanzada en el astillero Pella en San Petersburgo el viernes 24 de noviembre, luego de una breve ceremonia.

El Typhoon, solo la segunda corbeta Karakurt hasta ahora, es el ejemplo más reciente de la creciente dependencia de la Armada rusa en barcos pequeños y fuertemente armados que pueden transportar una carga masiva de misiles.

Rusia planea hacer 18 corbetas clase Karakurt en total.

Los buques pequeños, comparables a los buques de combate litoral de la Armada de los EE.UU., y conocidos en el mundo naval como corbetas, fueron diseñados originalmente para su uso en la zona litoral, el área de agua cercana a la costa.

Como tal, las corbetas son mucho más pequeñas que las fragatas y destructores que son el enfoque tradicional de las marinas en todo el mundo.

Rusia, sin embargo, siempre ha tenido dificultades para competir con sus rivales en este aspecto, y ahora parece haber recurrido a barcos más pequeños.

Rusia usó sus corbetas para atacar con misiles a objetivos en el interior de Siria, demostrando que las corbetas son tan capaces y amenazantes como sus hermanos navales más grandes.

Lo que hace que la clase Karakurt sea tan potencialmente peligrosa es el hecho de que es una versión mucho más mejorada de las corbetas anteriores de Rusia.

Las corbetas clase Karakurt tienen un desplazamiento de solo 800 toneladas (en comparación con más de 900 para la clase Buyan-M de Rusia), pueden operar en alta mar durante quince días, tienen un alcance operativo de 2.500 millas náuticas y cuentan con tecnología sigilosa que hacer que sea aún más difícil para los enemigos potenciales, dado su pequeño tamaño.

Pero es el armamento de la clase Karakurt lo que hace que la amenaza sea tan evidente.

Está equipado con ocho sistemas de lanzamiento vertical que pueden llevar misiles antibuque P-800 Oniks supersónicos o misiles de crucero Kalibr-NK.

El misil Kalibr-NK tiene un alcance de 2.500 kilómetros (aproximadamente 1.553 millas), mientras que el p-800 Oniks tiene un alcance de 500 kilómetros (aproximadamente 310 millas).

El Kalibr-NK fue el misil utilizado contra objetivos ISIS en el interior de Siria.

La nave también tiene una ametralladora automática AK-176MA de 76.2 mm en la parte delantera, capaz de disparar 150 balas por minuto, y puede atacar objetivos tan lejanos como 15 km.

En términos de defensas antiaéreas, el Karakurt está equipado con una versión naval del Pantsir-S1 de Rusia, llamado Pantsir-M. Es un sistema mixto de artillería antiaérea y de misiles tierra-aire que puede derribar objetivos de hasta 20 km de distancia.

En esencia, los rusos parecen haber creado una pequeña nave que es tan rápida como un destructor y tan capaz, pero más pequeña.

Sin embargo, la clase Karakurt puede no ser lo que mantiene despiertos a los comandantes de la OTAN en la noche.

Michael Kofman, científico investigador del Centro de Análisis Navales especializado en asuntos militares rusos, dijo a Business Insider que, aunque la corbeta es muy capaz, su nivel de amenaza “debe ponerse en perspectiva”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre