Nueva excavación en sitio de tortura en Chile genera esperanzas

0
212

Durante la dictadura de Augusto Pinochet, el camino a Villa Baviera se usó como un sitio de tortura clandestino donde unas 300 personas fueron interrogadas y torturadas por la policía secreta Dina (Dirección Nacional de Inteligencia). Entre 1973 y 1978, se cree que al menos 100 personas fueron asesinadas en el sitio y sus cuerpos destruidos.

Ahora se está realizando una nueva búsqueda para encontrar una tumba que se cree que contiene los restos de algunos de los «desaparecidos» en Colonia Dignidad. Los parientes que todavía luchan por respuestas esperan que nuevas excavaciones puedan revelar evidencia de ciencia forense y les otorguen un grado de cierre.

«Encontrar esta tumba es la última esperanza para las familias de los desaparecidos. La búsqueda debe continuar todo el tiempo que sea necesario para encontrarla «, dijo Winfried Hempel, un abogado que representa a las víctimas de abusos contra los derechos humanos perpetrados en el enclave.

Colonia Dignidad fue fundada en 1961 por Paul Schäfer, un antiguo médico del ejército alemán de la era nazi que huyó de Alemania en 1959 después de haber sido acusado de abuso infantil. Rodeada de atalayas y vallas electrificadas y patrullada por hombres armados y perros guardianes, la comunidad estaba poblada por unos 300 alemanes y aislada del resto de Chile.

Schäfer, que murió en un hospital penitenciario en 2010, fue acusado de dirigir una comunidad de culto en la que sistemáticamente abusaba de niños pequeños. Según los fiscales, también permitió a los agentes de Pinochet torturar a presos políticos en un laberinto de túneles de paredes de piedra debajo del enclave.

Detalles de Colonia Dignidad

En 1978, el jefe de Dina, Manuel Contreras, con la esperanza de destruir las pruebas de abusos contra los derechos humanos, ordenó la exhumación y la eliminación de todos los restos de los prisioneros ejecutados.

Según la comisión nacional de verdad y reconciliación de Chile, 40 cadáveres pudieron haber sido desenterrados en la Colonia Dignidad, antes de quemarse químicamente y arrojar sus cenizas al río Perquilauquén, que corre hacia el sur del complejo de 37,000 acres.

Pero recientemente, un ex miembro de la colonia, que en ese momento estaba a cargo de la maquinaria pesada usada para exhumar los cuerpos, testificó que una tumba había quedado intacta.

Las víctimas de Colonia Dignidad no fueron todos chilenos: en 1985, Boris Weisfeiler, un ciudadano estadounidense nacionalizado nacido en la Unión Soviética, desapareció mientras hacía trekking a pocos kilómetros del enclave. Según los testigos, la policía local lo detuvo y golpeó antes de llevarlo a la colonia donde desapareció.

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre