Noticias Militares de Honduras: Realiza Iguana Voladora versión 2018

En la Base Aérea José Enrique Soto Cano en Palmerola, Honduras, se realizó el salto multinacional en El Valle de Comayagua. Participaron 102 paracaidistas militares de diferentes países que con orgullo y éxito se lanzaron y tocaron tierra en dicha base.

El entrenamiento militar que cada uno de los militares tienen en sus países respecto a paracaidismo militar, fue puesto a prueba en este intercambio de experiencias en Honduras. La intención del ejercicio era demostrar cómo podían coordinarse los esfuerzos entorno al paracaidismo militar para apoyar misiones humanitarias en medio de desastres naturales y situaciones de emergencias.

El ejercicio tuvo como nombre Iguana Voladora, versión 2018, tiene un alto valor tanto para las Fuerzas Armadas de Honduras, como para la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo de Estados Unidos y otras Fuerzas de Seguridad de países de la región centroamericana, ya que les permitió unificar esfuerzos e intercambiar técnicas de paracaidismo militar. A la versión del año 2018 de Iguana Voladora, se le suma el hecho de que los saltos hayan sido con una participación multinacional, llamándolo un ‘Salto Multinacional de Paracaidismo’.

Cooperación militar centroamericana

Esta oportunidad puede ser vista como una forma de cooperación y trabajo en equipo por medio de ejercicios militares combinados que refuerzan las relaciones de amistad entre los países que participan. Cada uno de estos países recibió entrenamiento en sus países, no obstante, antes del salto, volvieron a recibir inducciones de campo para refrescar el conocimiento y evitar la posibilidad de riesgos mayores o accidentes indeseados; antes, durante y después del salto desde el avión.

Estas pruebas de campo, además de la verificación de las aeronaves desde las que se saltaría y el clima de la región favorecieron el ejercicio que ejecutaron alrededor de 102 paracaidistas de distintos países como Guatemala, El Salvador, Panamá, Estados Unidos y Honduras. El salto se efectuó desde tres mil pies de altura.

Como forma de finalizar el evento, los paracaidistas de las distintas naciones participantes, hicieron un intercambio de alas que fueron interpuestas en sus pechos como condecoraciones. Esto, como muestra de la hermandad que se viene reforzando desde el año 1982.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre