Noticias Militares de Nicaragua: Protestas ponen en Jaque al presidente

0
138

Las protestas políticas significativas han puesto al presidente Daniel Ortega en terreno político incierto por primera vez en más de una década.

Después de una semana de protestas políticas en Nicaragua, al menos 38 personas, y posiblemente más de 60, están muertas. El presidente Daniel Ortega, cuyo gobierno una vez parecía inquebrantable, se ha debilitado frente a los manifestantes que exigen su derrocamiento.

Ortega llegó al poder por primera vez en 1979 después de que la revolución sandinista de Nicaragua derrocó al dictador Anastasio Somoza, su ascenso dependía de la creación de una amplia coalición. Con el apoyo de los partidos de oposición tradicionales, muchas élites empresariales, estudiantes y campesinos, su Frente Sandinista de Liberación Nacional pasó de un grupo guerrillero a un partido gobernante.

En 2006, ganó las elecciones y volvió al poder, con una nueva plataforma abrazó los valores cristianos tradicionales y las políticas económicas pro-empresariales.

En cuanto a la élite empresarial trabajó de la mano con líderes empresariales para establecer la política económica y las condiciones laborales de Nicaragua. Por un tiempo, esta coalición se sostuvo hasta el pasado 16 de abril donde el presidente anunció de forma unilateral las reformas a la seguridad social. Para el 20 de abril, las principales asociaciones empresariales pedían a los trabajadores que protestaran por las reformas.

La represión policial y la percepción de injusticia de las reformas de la seguridad social también alejaron a la Iglesia de Ortega.

 

El papel de los militares

De repente, Nicaragua parece estar al borde de un cambio trascendental. Lo que suceda a continuación depende en gran medida de las fuerzas de seguridad de Nicaragua.

Numerosos estudios confirman que los líderes autocráticos pueden sobrevivir a los movimientos de protesta masiva solo si la policía y los militares están dispuestos a reprimir continuamente a los manifestantes.

En la vecina Honduras, el presidente derechista Juan Orlando Hernández, por ejemplo, se ha mantenido en el poder mediante manifestaciones mortales contra su gobierno, en gran medida porque las fuerzas de seguridad han reprimido las protestas.

Cuando las fuerzas armadas rechazan órdenes, por otro lado, los dictadores pueden caer. Las protestas de la Plaza Tahrir en 2011 derrocaron al presidente egipcio Hosni Mubarak en unas semanas, una vez que los militares abandonaron su régimen.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre