Noticias Militares de Nicaragua: Grupos humanos señalan a Ejército

0
312

El director legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, acusó al Ejército de estar «comprometido con el estado de terror» por supuestamente tolerar a grupos paramilitares que atacaban a civiles que protestaban contra el gobierno de Ortega, informó dpa news.

Carrión visitó a los familiares de seis personas que murieron quemadas vivas este sábado en una casa atacada por la policía y presuntos paramilitares en Managua, en otro episodio sangriento de la crisis que el país lleva viviendo casi dos meses.

«Esta es una queja que le hacemos firmemente al Ejército: nadie puede comprar un rifle de alta precisión en una tienda de abarrotes, los que están viajando y matando personas no son cualquiera, tienen entrenamiento militar», dijo el activista de derechos humanos. .

En las últimas dos semanas, Managua y otras ciudades del país se han apoderado del terror, la presencia sin precedentes de francotiradores en lugares públicos y la movilización de hombres fuertemente armados en incursiones contra opositores al gobierno, en el que muchos jóvenes han sido secuestrados.

Posesión de armas

En muchos casos, los encapuchados y vestidos de negro son abiertamente visibles y operan con la policía uniformada y portando fusiles de asalto AK-47 y fusiles M-16, entre otros.

Según la ley, «solo dos fuerzas pueden poseer rifles de guerra en Nicaragua: la Policía Nacional y el Ejército, que también están involucrados en este estado de terror», dijo Carrión.

Dirigiéndose a los líderes militares, cuestionó cómo es que en los últimos años el Ejército «mata a un número de campesinos en armas, los llama criminales y realiza operaciones de limpieza, (mientras) aquí estos hombres de una estructura criminal caminan por las calles con rifles de guerra.»

El ejército nicaragüense ha dicho que no está involucrado en la grave crisis, que comenzó el 18 de abril con una protesta estudiantil, y dijo que no reprimiría las protestas de civiles.

Sin embargo, en los últimos días los residentes han informado de vuelos de helicópteros militares sospechosos en áreas del interior, en aparente apoyo para la transferencia de la policía antidisturbios, así como el uso de armas de guerra sofisticadas por personas desconocidas.

La crisis ya se cobró la vida de alrededor de 200 personas y otras 1.400 resultaron heridas, según organizaciones independientes de derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre