Noticias Militares de Nicaragua: Aumento de la violencia

0
265

Los informes se producen mientras el gobierno pide un diálogo renovado después de que las conversaciones con los manifestantes fracasaron el mes pasado.

Las últimas muertes ocurrieron en la ciudad de Masaya entre el domingo por la noche y el lunes por la mañana, según la Asociación Nicaragüense para la Protección de los Derechos Humanos (ANPDH).

Según los informes, una víctima, identificada como el maestro de 23 años Carlos López, fue asesinada con una bala en el pecho.

«Fue ejecutado, sin duda, por francotiradores», dijo Leiva a la agencia de noticias AFP. «Hay una profunda violación de los derechos humanos» en Masaya, dijo.

Otros cinco habían muerto en la ciudad del punto álgido el sábado y un total de 62 personas resultaron heridas durante el fin de semana, según la ANPDH.

Los residentes locales habían construido barricadas para defenderse con morteros caseros y hondas de ataques contra lo que, según dijeron, eran policías antimotines y paramilitares leales a Ortega.

La policía acusó a los criminales encapuchados «con armas de fuego, morteros y cócteles Molotov» de saquear y «crear terror y pánico entre los residentes».

En un comunicado, dijeron que un oficial de policía de 21 años fue abatido a tiros el domingo en Masaya por «estos grupos terroristas».

El sacerdote católico Augusto Gutiérrez dijo a AFP que las fuerzas de seguridad habían lanzado un «ataque generalizado» y que varios testigos le contaron historias de ejecuciones sumarias por parte de la policía.

Mediación de la iglesia

La Iglesia Católica del país había estado mediando entre el gobierno y los manifestantes, pero las conversaciones fracasaron a mediados de mayo.

El jueves pasado, la iglesia emitió un comunicado diciendo que no reanudaría las conversaciones mientras que el pueblo nicaragüense «sigue siendo reprimido y asesinado» después de que 16 personas murieran en las protestas del 30 de mayo.

Las protestas antigubernamentales estallaron a mediados de abril por un proyecto de ley de reforma de pensiones, que desde entonces se ha descartado.

Desde entonces, las protestas se han ampliado para expresar frustración por la corrupción, el estilo autocrático de Ortega y Murillo, opciones limitadas para cambiar la política del país en las elecciones y el control del presidente sobre el Congreso, los tribunales, el ejército y la junta electoral.

Los manifestantes se han lanzado a las calles para exigirle a Ortega que se retire. Las autoridades han sido acusadas de usar «fuerza letal» para reprimir las protestas.

Ortega, un ex rebelde sandinista que gobernó por primera vez entre 1979 y 1990 antes de regresar como presidente hace 11 años, ha mantenido el poder manteniendo la retórica izquierdista al tiempo que garantiza un acuerdo con la poderosa industria privada y mantiene el comercio con los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre