Noticias Militares de Colombia: Reporte sobre ejecuciones extrajudiciales

0
190

El ejército colombiano mató a aproximadamente 10.000 civiles entre 2002 y 2010, presentándolos como guerrilleros muertos en combate con el fin de obtener promociones y aumentar los recuentos de cadáveres, según un libro coescrito por un ex coronel de la policía.

Human Rights Watch informó anteriormente que durante esos seis años del conflicto armado de décadas en Colombia con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las brigadas del ejército ejecutaron sistemáticamente a más de 4.000 civiles para que pareciera que estaban matando a más combatientes rebeldes en combate. Hasta la fecha, más de 800 miembros de las fuerzas de seguridad han sido condenados y cientos más están siendo investigados.

Sin embargo, según Omar Rojas Bolaños y Fabián Leonardo Benavides, coautores de «Ejecuciones extrajudiciales en Colombia, 2002-2010 – Obediencia a ciegas en campos de batalla ficticios», las cifras fueron tres veces más de lo que informaron los grupos de derechos humanos.

El ex coronel Rojas, que se desempeñó como oficial de policía durante 31 años, dijo a The Guardian que los asesinatos fueron cuidadosamente planeados y llevados a cabo por «todos los rangos».

«Podemos llamarlos ‘falsos positivos’ o ‘ejecuciones extrajudiciales‘, pero en realidad estos fueron asesinatos a sangre fría».

Responsabilidad de los militares

Dijo que el ejército tenía como objetivo especialmente a los niños con discapacidades debido a su vulnerabilidad y también a un puñado de militares sospechosos de denunciar los hechos.

«Esto no es solo algo que sucedió en el pasado: todavía estamos encontrando casos ‘falsos positivos’ hoy. No es con la misma intensidad que antes, y ahora los llaman ‘errores militares'», dijo Rojas.

Si bien cientos de soldados, en su mayoría de bajo rango, que participaron en las ejecuciones extrajudiciales han sido condenados en los tribunales colombianos, muchos altos oficiales del ejército creen que los responsables han escapado a los cargos y han sido promovidos. Según el derecho internacional, los comandantes podrían ser penalmente responsables si supieran o debieran haber sabido que un subordinado cometió un delito y no trataron de prevenirlo o castigarlo.

El gobierno llegó a un acuerdo de paz con las FARC en 2016 para terminar con el conflicto más antiguo de América Latina. El acuerdo final incluye la creación de un tribunal de paz especial en el que se espera confesar tanto a los rebeldes como a los oficiales militares involucrados en cualquier crimen. Quienes compartan información sobre delitos graves evitarán largas condenas de prisión que podrían haber recibido en un tribunal ordinario

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre