Noticias Militares de Colombia: becas para jóvenes de escasos recursos

0
279

La Armada Nacional de Colombia y la Policía Nacional de Colombia cuentan con el apoyo de la Embajada de los EE. UU. en Colombia a través de un programa de subvenciones de la Oficina de Narcóticos Internacionales y Asuntos Políticos del Departamento de Estado de los Estados Unidos (INL). El programa, desde 2013, apoyó a casi 4,000 jóvenes de bajos ingresos de minorías étnicas colombianas que desean seguir una carrera militar.

La beca cubre la matrícula más un estipendio mensual para gastos de manutención, uniformes y materiales necesarios para completar el curso de capacitación completo. INL aporta el 75%, mientras que la Marina Nacional de Colombia proporciona el 25 % restante.

«Sin embargo, es responsabilidad de los estudiantes seleccionados aprovechar la oportunidad, mantener su rendimiento académico y cumplir con todas las reglas en la academia naval», dijo Landberg.

Las subvenciones son parte del trabajo de INL en Colombia para contrarrestar el crimen internacional y el narcotráfico, y para fortalecer las fuerzas de seguridad pública, los tribunales y el sistema penal. Las operaciones se coordinan con diversos ministerios del gobierno colombiano. «[Las] instituciones que representan la diversidad colombiana no solo se benefician a sí mismas, sino que también benefician a las poblaciones a las que sirven», dijo Landberg.

Timones por la paz

Para aumentar las posibilidades de éxito en el entrenamiento de suboficiales de la Armada y la Infantería de Marina, el gobierno colombiano también impulsa iniciativas regionales que fomentan el interés en que los jóvenes se unan a las Fuerzas Militares de Colombia o continúen sus estudios universitarios. El programa Helmsmen for Peace nació de esa iniciativa en Urabá, en el departamento noroccidental de Antioquia.

A través del programa, la Marina reunió a estudiantes de secundaria de Urabá con estudiantes de ciencias marinas de la Universidad de Antioquia para participar en reuniones, conferencias y actividades recreativas. El objetivo era despertar su interés y hacer planes para un futuro con la universidad militar o pública.

Algunos ejercicios incluyen a sus padres. Otros consistieron en campañas de investigación en las que los jóvenes aprendieron sobre los equipos utilizados en el mar e incluso visitaron la Reserva Natural del Cantón de la Armada en Urabá para observar su biodiversidad.

Los estudiantes de la Universidad de Antioquia analizaron los resultados del proceso y concluyeron que el temor de los participantes a las pandillas juveniles y la falta de motivación dieron paso a su interés en trabajar en un plan de por vida. «[Habiendo tenido] la oportunidad de participar en el Programa de Ciencias Marinas, algunos de ellos están interesados ​​en ingresar a esta profesión, mientras que otros han dicho que quieren unirse a la Marina», concluyó el Contraalmirante Herrera. «Esto les dio a los jóvenes una visión diferente de las oportunidades que tienen para crecer y florecer».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre