Noticias militares de Chile: Armada Líder en prevención de desastres

0
248

Unos pocos minutos pueden marcar la diferencia entre un desastre natural que cobra muchas vidas humanas y otro que solo acumula pérdidas materiales. El objetivo del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA) es enviar alertas de tsunami en el momento oportuno.

Para alcanzar este objetivo, SHOA desarrolló herramientas e iniciativas cuyas capacidades la institución sacó a la luz en un taller con expertos mundiales. A fines de 2017, oficiales militares y miembros civiles del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), cuyas áreas costeras están en riesgo por las devastadoras olas gigantes, participaron en un taller organizado por el SHOA con el apoyo de la Oficina Nacional de Emergencia de Chile.

Los centros nacionales de alerta de tsunamis de la APEC evaluaron las amenazas de tsunami del 5 al 7 de diciembre en Valparaíso, Chile. El taller buscó compartir las lecciones aprendidas para avanzar en la gestión de riesgos, el intercambio de conocimientos y experiencias para mejorar las capacidades y lidiar con los próximos eventos naturales.

Lecciones aprendidas

Chile se sienta en el Anillo de Fuego del Pacífico, la mayor concentración de zonas de movimiento de placas tectónicas en el mundo, una incubadora de terremotos generadores de tsunamis que incluye a todas las naciones con una costa del Pacífico. En los tiempos modernos, Chile sufrió una serie de eventos sísmicos que le permitieron a la Marina aprender de estas experiencias.

El terremoto del 27 de febrero de 2010 fue un factor decisivo para que la Marina mejorara sus sistemas de alerta de tsunamis en el país. Con una magnitud de 8.8 en la escala de Richter, el terremoto desencadenó un tsunami que golpeó la región costera chilena de Maule con olas de hasta 15 metros de altura. Unas 400,000 casas sufrieron daños y más de 500 personas perdieron la vida.

SHOA también expandió su red de monitoreo del nivel del mar de 16 a 42 estaciones. Las estaciones a lo largo de los más de 6.400 kilómetros de costa de Chile monitorean variables como la temperatura y la presión, que pueden detectar cambios cruciales frente a una amenaza de tsunami.

Además, la Armada mejoró sus procedimientos para entregar información a las autoridades nacionales e internacionales una vez que se recibió la notificación de un terremoto y se confirmó el riesgo de tsunami.

Los avances de la Armada fueron bien recibidos por los participantes del taller, que elogiaron las medidas implementadas por esta fuerza militar, que cuenta con casi 200 años de experiencia estudiando cuerpos de agua.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre