NAFTA, militarización y migración¿tres promesas rotas de López Obrador?

0
125

Al próximo presidente de México, Andrés López Obrador todavía le faltan tres meses para asumir el cargo, pero algunas de sus promesas de campaña se han ido divorciando.

El 27 de agosto, el gobierno saliente del presidente Enrique Peña anunció un nuevo acuerdo radical con los Estados Unidos que apunta a allanar el camino para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), firmado en 1994.

El Tratado ha obligado ha muchos mexicanos de zonas rurales a desplazarse al Norte de su país y trabajar a bajo precio, favoreciendo a las multinacionales que buscan producir al menor costo posible, incluyendo la mano de obra. Los empleos de manufactura en los Estados Unidos continúan disminuyendo a largo plazo, mientras que al sur de la frontera, los trabajadores de las maquiladoras reciben un salario de tan solo US $ 0,50 por hora.

Esta es una razón por la cual el TLCAN tiene un mal nombre. Es parte de la razón por la cual López Obrador montó una ola de descontento nacional para ganar las elecciones presidenciales. Prometió renegociar el TLCAN mejor que Peña Nieto, y anteponer los intereses mexicanos.

Con el nuevo acuerdo del TLCAN cercano a la consolidación, se le perdonará asumir que es el producto de la negociación de Pena Nieto. El acuerdo parece ser en gran parte una serie de concesiones al Gobierno Trump, con algunos puntos arrojados a los intereses industriales mexicanos.

A pesar de la oposición de la izquierda del partido Morena, el presidente electo se unió al  apoyo al TLCAN 2.0. No está claro si el acuerdo garantiza la soberanía de México sobre sus propios recursos energéticos, ya que el texto completo aún no se ha hecho público. Pero ya está claro que NAFTA 2.0 es en gran parte una historia de las concesiones mexicanas a Trump.

Para agregar, estas concesiones no solo fueron cometidas por la administración saliente de Peña. Los asesores comerciales del presidente electo trabajaron con el equipo de Peña Nieto para llegar a un acuerdo que el nuevo gobierno respaldaría el 1 de diciembre.

Posición ante desmilitarización y migración

NAFTA no es la única división de López desde que ganó las elecciones en julio. Después de pedir inicialmente una desmilitarización de la guerra contra las drogas en México, a fines de agosto anunció que los soldados permanecerían en las calles para combatir el crimen (Te puede interesar: La posición de López Obrador sobre la Ley de Seguridad en México)

Luego está la política de migración, que no se separa del todo de la ejecutada por Peña Nieto. La propuesta plantea que Estados Unidos y México se unirían con los Estados centroamericanos para establecer un fondo conjunto para apoyar el desarrollo económico y la seguridad regional, lo que se parece mucho a las políticas estadounidenses existentes dirigidas a exportar el control fronterizo a México y América Central.

La idea general es apoyar y alentar a los Gobiernos de la región a tomar medidas para frenar la migración antes de que llegue a la frontera entre Estados Unidos y México.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre