Militares acusados de ejecución en Burkina Faso por grupos de DD.HH.

0
20608

Un grupo de derechos humanos de Burkina Faso, el jueves 14 de marzo, acusó a los militares de llevar a cabo la «ejecución sumaria» de al menos 60 personas durante una operación antiterrorista el mes pasado.

El 4 de febrero, el ejército de Burkinabe dijo que había «neutralizado a 146 terroristas» después de un ataque que mató a 14 civiles cerca de la frontera norte del país con Mali.

Pero una investigación realizada por el Movimiento Burkinabé por los Derechos Humanos y de los Pueblos (MBDHP) no encontró evidencia de ninguna lucha en el área.

«Pudimos confirmar en el terreno que hubo casos de ejecuciones sumarias de al menos 60 personas de las 146», dijo el presidente de MBDHP, Chrysogone Zougmore, en una conferencia de prensa.

La mayoría de las muertes provinieron de la comunidad de pastores nómadas de Fulani, dijo el grupo, citando a familiares y locales que había entrevistado.

Los militares dijeron que las operaciones terrestres y aéreas se llevaron a cabo en las áreas del norte de Kain y Banh, en la provincia de Loroum, al norte, y en Bomboro, en la provincia de Kossi, pero Zougmore dijo que no encontraron evidencia de que se haya combatido allí.

La ONG también cuestionó el motivo original del ejército para la operación, el supuesto asesinato de 14 civiles por terroristas en el distrito de Kain, en la provincia de Yatenta.

Investigación en curso

Investigadores judiciales militares han abierto una investigación sobre el incidente, al igual que el ministerio de justicia, informó AFP.

Las últimas acusaciones siguen un informe de Human Rights Watch el año pasado, que decía que las fuerzas armadas habían llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales durante las operaciones de lucha contra el terrorismo en 2017 y 2018.

Burkina Faso, uno de los países más pobres del mundo, ha estado luchando contra una ola de ataques en los últimos tres años, comenzando en la región norte, cerca de la frontera con Mali.

Los ataques se han extendido a la región del este, cerca de la frontera con Togo, Benin y Níger, y en menor medida, al oeste del país.

La mayoría de los ataques se atribuyen al grupo yihadista Ansar ul Islam, que surgió cerca de la frontera de Mali en diciembre de 2016, y al Grupo de Apoyo para el Islam y los Musulmanes (JNIM), que ha jurado lealtad a Al-Qaeda en el Magreb Islámico.

Tanto los civiles como las fuerzas de seguridad han pagado un alto precio en los últimos años, con un saldo de más de 300 personas desde 2015.

La capital Ouagadougou ha sido golpeada tres veces en ataques que han matado a casi 60 personas. El último ataque en marzo de 2018 tuvo como objetivo la sede del ejército en el centro de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre