Migración de venezolanos a Brasil y Colombia

0
213

Más de 1,5 millones de venezolanos han dejado su país, reasentados en el extranjero en una tendencia que ha afectado a todos los países del hemisferio y ejerciendo una presión cada vez mayor sobre las comunidades locales.

La migración en sí no es nueva: en los primeros años del siglo XXI, los venezolanos con medios y trabajadores calificados abandonaron el país, muchos de ellos consternados con el gobierno del difunto presidente Hugo Chávez.

Pero en los últimos años, el flujo de salida ha cambiado en tamaño y composición. Y las prolongadas crisis económicas, políticas y sociales que asolan al país han expulsado a cada vez más venezolanos de sus hogares.

Entre 2014 y 2018, los venezolanos han realizado 185.783 solicitudes de asilo en países vecinos, según una actualización de mayo publicada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Otros 523,423 se han beneficiado de otras formas de protección o estatus legal alternativo.

Algunos de los que han dejado el país han podido permanecer legalmente en otro lugar, pero muchos otros no han podido hacerlo y viven con mayores riesgos de explotación, abuso y discriminación, según el ACNUR.

A pesar de la ayuda de los gobiernos nacionales, las comunidades locales han tenido problemas para adaptarse a la migración.

Cúcuta

La ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta ha sido un punto focal, con cientos de miles de venezolanos pasando en los últimos meses.

Según el gobierno colombiano, 819,034 venezolanos han llegado en los últimos 16 meses: 376,572 han obtenido estatus regular, mientras que 442,462 están en el país sin él. Entre el número total de arribos venezolanos y los 250,000 colombianos que han regresado de Venezuela, Colombia ha acogido a más de un millón de personas en los últimos 16 meses.

Aquellos con estado regular incluyen 253,575 familias venezolanas y 118,709 menores de edad, de los cuales 50,729 tienen cinco años o menos. Más de 181,000 de los venezolanos que obtuvieron un estatus regular tienen permiso para trabajar en el sector formal, pero muchos más están trabajando fuera de los libros y luchando por sobrevivir.

El gobierno de Colombia ha complicado la situación para los venezolanos, dijo Ramsey, al exigir documentación para aquellos que buscan cruzar la frontera, un obstáculo difícil de superar, dados los desafíos para obtener documentos del gobierno venezolano. Ese requisito de documentación también significa que muchos venezolanos están excluidos de los refugios oficiales en Colombia.

Boa Vista

Brasil también se ha ocupado de la afluencia de venezolanos. De acuerdo con la policía federal del país, 32,859 venezolanos han solicitado formalmente asilo allí: el 96% de esas solicitudes se han presentado desde 2016.

El estado de Roraima, en la frontera de Brasil con Venezuela, ha llevado la peor parte. Más de 4.000 personas se encuentran en nueve albergues temporales administrados por el ACNUR en coordinación con el ejército brasileño, que ha liderado la respuesta a la migración.

Pero hasta 7.000 personas en el estado necesitan refugio de emergencia, y la policía federal tiene entre 600 y 700 inscripciones por día.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre