México y Colombia realizaron entrenamientos Marítimos para reforzar sus capacidades en el Mar

0
123

La Bahía de Málaga, en Colombia, fue el escenario de la Operación Pacífico III, con la participación del buque de la Armada Mexicana ARM Zapoteco.

Tres barcos colombianos, un avión y varias unidades de respuesta rápida se reunieron en la Bahía de Málaga para realizar la Operación. La Flota del Pacífico de la Armada Colombiana lideró el entrenamiento con la participación del buque de la Armada Mexicana ARM Zapoteco.

“Tienes que hacer formaciones tácticas”, dijo el almirante Luis Hernán Espejo Segura, comandante de la Flota del Pacífico de la Armada de Colombia. “Tienes que permanecer dentro de las estaciones en el tablero de maniobras asignado a ti para ejercicios en los que las naves tienen que navegar hábilmente bajo varias órdenes que son anunciadas por la persona que comanda el grupo de tareas”.

Durante el ejercicio de principios de julio, los participantes practicaron maniobras para analizar el peso, tácticas de interceptación, navegación en aguas restringidas y disparos de armas navales. Estas tareas complejas requieren altos niveles de coordinación y maniobras, especialmente considerando que los buques superan las 1.000 toneladas.

Amenazas comunes y oportunidades compartidas

Operación Pacífico III es un ejercicio internacional liderado por la Flota del Pacífico de la Armada Colombiana con el propósito de mejorar el monitoreo y la seguridad en el mar, normalizar los procedimientos y facilitar operaciones combinadas con las armadas de otras naciones con intereses en el Pacífico. El ejercicio se realizó por primera vez con Panamá del 24 al 28 de abril, la segunda vez con Ecuador del 16 al 17 de mayo, y esta tercera vez con México.

La Operación Pacífico ha priorizado la realización de estos ejercicios para desarrollar habilidades dirigidas a enfrentar los retos del mundo real. “La lucha contra la delincuencia transnacional, los aspectos de seguridad de la vida humana en el mar y los aspectos de conservación del medio ambiente son objetivos compartidos por nuestras naciones frente a amenazas comunes, pero también oportunidades compartidas”, dijo el vicealmirante Espejo.

En este sentido, México es un país muy importante en la lucha contra el narcotráfico. Grandes cantidades de drogas abandonan países como Ecuador, Perú y Colombia y pasan por México antes de llegar a su destino final en los Estados Unidos. Por eso fue oportuno tener un buque mexicano en la operación.

Participación de México

“En este momento cada año, los cadetes de la Academia Naval Mexicana se establecen en varios barcos de la Armada”, dijo a Diálogo el contraalmirante de la Marina Mexicana Cecilio Olvera Malagón, agregado naval en Colombia. “Realizan cruceros de instrucción que permiten a los cadetes entrenar y practicar lo que aprendieron en el aula”.

Así es como la presencia del ARM Zapoteco en aguas colombianas fue apalancada para llevar a cabo una fase de la operación. “Los buques tienen diferentes banderas, pero tienen que estar seguros de su capacidad para operar de mutuo acuerdo bajo la coordinación de un comando definido”, dijo el almirante Espejo a Diálogo. “Para estar seguros operando en el mar, necesitamos un lenguaje común”.

“Inicialmente, el viaje de entrenamiento a bordo del ARM Zapoteco incluyó sólo una visita formal a la Base Naval de Málaga”, agregó el contralmirante Olvera. “Sin embargo, a través de la iniciativa del Contraalmirante Espejo, se propuso realizar ejercicios al final de la visita”.

La tripulación del ARM Zapoteco cuenta con 217 miembros, entre ellos, 190 cadetes. “Fue muy enriquecedor para los cadetes tener esta oportunidad de participar en ejercicios realizados en barcos pertenecientes a la Flota del Pacífico de la Armada Colombiana”, señaló el contralmirante Olvera.

Intereses comunes

La Operación Pacífico continuará realizándose anualmente. Es por eso que hay planes para impulsar los resultados de los ejercicios ya realizados con Ecuador y Panamá, países con los cuales Colombia comparte fronteras terrestres y marítimas que son patrulladas por la Flota del Pacífico de la Armada Colombiana, cuya jurisdicción cubre 1.320 kilómetros de costas y 339.500 kilómetros cuadrados del Océano Pacífico.

Colombia, junto con otras naciones que conforman la Cuenca del Pacífico, está haciendo su parte por los intereses comunes de la región. “Como nación, formamos parte de la Cuenca del Pacífico. Todo lo que busca fortalecer nuestras relaciones y nuestras capacidades para trabajar juntos en el mar, garantiza y preserva una actividad clave para nuestras naciones, como el comercio internacional con líneas seguras de comunicación, que es una de las responsabilidades de las marinas en todo el mundo “. Espejo concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre