Memorándum de EE.UU. permite a sus tropas nuevas funciones por ley

0
19

El pasado martes por la noche, la Casa Blanca firmó un memorándum que permite a las tropas ubicadas en la frontera participar en algunas funciones de aplicación de la ley y usar fuerza letal, si es necesario, una medida que los expertos legales han advertido que puede entrar en conflicto con la Ley Posse Comitatus.

La nueva “orden del gabinete” fue firmada por el jefe de personal de la Casa Blanca, John Kelly, no por el presidente Donald Trump. Permite que el personal militar del Departamento de Defensa realice las actividades de protección militar que el Secretario de Defensa determina que son razonablemente necesarias para proteger a los agentes fronterizos, incluido el uso de la fuerza, control de multitudes, detención temporal.

Hay aproximadamente 5,900 tropas en servicio activo y 2,100 fuerzas de la Guardia Nacional desplegadas en la frontera de Estados Unidos y México.

Conflicto con la ley Posse Comitatus

Algunas de las actividades, incluido el control de multitudes y la detención, pueden entrar en conflicto potencial con la Ley de Posse Comitatus de 1878. Si se cruzan, la erosión de las limitaciones de la ley podría representar un cambio fundamental en la forma en que se usa el ejército estadounidense, dijeron expertos legales.

Las fuerzas militares siempre tienen el derecho inherente a la autodefensa, pero la defensa de los agentes fronterizos en territorio estadounidense es nueva. Además, a los soldados se les han otorgado autoridades adicionales en años anteriores para ayudar a los agentes fronterizos con la prohibición de las drogas, pero la autorización generalizada del uso de la fuerza para miles de tropas en servicio activo es exclusiva de este despliegue.

Los oficiales de EE.UU. dijeron que el lenguaje en la directiva fue cuidadosamente diseñado para evitar enfrentarse a las limitaciones legales establecidas en Posse Comitatus. La ley originalmente tenía la intención de proteger a los estados de ser controlados por tropas federales, pero ha evolucionado hasta convertirse en un limitante que prohíbe que las fuerzas en servicio activo bajo el control del presidente conduzcan cualquier tipo de control de multitudes o de aplicación de la ley a nivel nacional, esencialmente asegurando que el ejército de los Estados Unidos no esté acostumbrado a controlar o derrotar a los ciudadanos de su país en su mismo suelo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre