Marchas del día de la mujer, denuncias de feminicidio en América Latina

0
211

Decenas de miles salieron a las calles de Buenos Aires y ciudades capitales de Latinoamérica el jueves (8 de marzo) para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y protestar contra la violencia de género.

«Una mujer hermosa es una que marcha»

dijo uno de los muchos pancartas que se exhiben sobre las multitudes de manifestantes apretadas y lentas en la capital argentina.

«Tenemos que hacer mucho ruido. Por aquí, tenemos que ser todo, no solo mujeres. Este día debería ser un feriado nacional», dijo la enfermera Claudia Morales, acompañada de sus dos hijas adolescentes, mientras la multitud se acercaba al Congreso.

Otras mujeres sostenían bebés en sus brazos o empujaban cochecitos, mientras que las adolescentes sostenían pancartas que decían «Mi madre me enseñó a pelear».

El objetivo general de la marcha era protestar contra la violencia contra las mujeres, en un país de 42 millones que registró 292 asesinatos de mujeres en 2017, una cifra que coloca a Argentina en el extremo inferior de la escala en lo que respecta al «feminicidio» en comparación con otros países latinoamericanos.

Pero este año, también ganó fuerza como muestra de apoyo a un proyecto de ley para legalizar el aborto en las primeras 14 semanas de embarazo. Las terminaciones actualmente solo están permitidas en casos de violación o si la salud de una mujer está en peligro.

Argentina se convirtió en un líder regional en la lucha contra la violencia contra las mujeres cuando el movimiento «Ni una más» disfrutó de un gran apoyo en 2015. Desde entonces, el activismo se ha extendido por todo el país.

En México, donde se mata a un promedio de 7,5 mujeres por día, se esperaba que miles de manifestantes marcharan más tarde el jueves a la icónica estatua del Ángel en el centro de la capital.

También hubo algunos hombres en la marcha, aunque no muchos. Uno de ellos, Gustavo Melmann, fue el padre de Natalia, cuyo asesinato en 2001 fue uno de los primeros feminicidios que conmocionó al país. Insistió en que «esta matanza deliberada debe terminar».

Otros tres hombres marcharon en lo que llamaron»máscaras de la vergüenza por lo que ha hecho el patriarcado».

Legalización del aborto

La despenalización del aborto fue otro grito de guerra para una marcha que tuvo lugar en El Salvador, que tiene algunos de los castigos más duros para el aborto en el mundo.

Al frente de la marcha estaba Teodora Vásquez, quien en febrero fue liberada después de casi 11 años en la cárcel por asesinato agravado, después de un nacimiento de un bebé muerto. Ella negó los cargos en su contra.

El aborto debe ser despenalizado porque muchas mujeres que enfrentan emergencias obstétricas médicas son acusadas de crímenes y encarceladas donde languidecen injustamente.

En Honduras, grupos feministas exigieron justicia para la activista ambiental Berta Cáceres, quien fue asesinada hace dos años en su casa después de años de amenazas de muerte.

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre