La guerra contra la paz en Colombia

0
304

En noviembre de 2016, cuando el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron-por segunda vez- el acuerdo que pondría fin al conflicto del país, estaba claro que la construcción de la paz en Colombia estaría llena de obstáculos.

Con el resultado de No como un gran llamado de atención, la esperanza era que los colombianos de todo el espectro sociopolítico trabajarían juntos para superar los intentos de la derecha de echar por tierra el proceso de paz.

Tristemente, más de un año después, muchos temores de los colombianos sobre la fragilidad del acuerdo se están realizando: el proceso de paz de hoy se encuentra en crisis, con la perspectiva real y alarmante de que podría colapsar por completo. Elecciones

La urgencia de salvar el proceso de paz se intensifica con la inminencia de las elecciones presidenciales de mayo de 2018. A pesar de todo lo que se habla de economía, delincuencia y servicios públicos, las elecciones se librarán a lo largo de la dicotomía a favor y en contra de la paz.

 

Sin embargo, el campo a favor de la paz necesita trabajar rápido para construir alianzas entre numerosos partidos, incluidas las FARC, ahora llamada Fuerza Revolucionaria Popular Alternativa. Tal como están las cosas, hay ocho candidatos pro-paz para la presidencia.

Justicia transicional

La oposición al acuerdo de paz ha impulsado ataques del Congreso contra el mecanismo de justicia transicional, conocido como la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La JEP tiene como objetivo hacer justicia a las víctimas del conflicto aclarando muchas preguntas sin respuesta.

En contravención de los términos del acuerdo de paz, el Tribunal Constitucional dictaminó que los civiles no enfrentarían la JEP, eximiendo así a las figuras políticas y empresariales sospechosas de patrocinar a los paramilitares.

Además, los militares de alto rango no enfrentarán la JEP si profesan ignorancia sobre acciones de subordinados en el campo. Los jueces serán prohibidos si tienen experiencia en derechos humanos.

Escalada de violencia

Desde que se firmó el acuerdo, al menos 140 personas han sido asesinadas por motivos políticos. Si bien los asesinatos fueron tristemente algo predecibles, el gran número de muertes evidencia la incapacidad del estado para asegurar las regiones abandonadas.

Persisten otras tendencias desagradables de la relación histórica de Colombia entre el Estado y la sociedad.

 

Era posterior al conflicto?

En muchos sentidos, la supuesta era posterior al conflicto es difícil de distinguir de su violento predecesor. Independientemente del acuerdo de paz, el gasto militar de Colombia sigue siendo el más alto de Latinoamérica en términos de PIB.

Después de las elecciones más importantes en la historia moderna de Colombia,si no se hace un gran esfuerzo para defender la paz, el país permanecerá en la oscuridad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre