La creciente relación militar y comercial entre Nicaragua y Rusia

0
321

La victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en el verano de 1979 hizo de Nicaragua un elemento esencial de la competencia de suma cero de la Unión Soviética contra los Estados Unidos en el llamado «Tercer Mundo» (Te puede interesar: CIDH nombra expertos para investigar asesinatos en Nicaragua). A mediados de la década de 1980, la ayuda soviética anual al país latinoamericano ascendía a $ 250 millones (1984) en apoyo militar y $ 253 millones (1982) en asistencia económica.

Tras la retirada temporal de Moscú de la escena después de 1991, una renovada ola de cooperación aumentó entre 2007 y 2017, convirtiendo a Nicaragua en «principal socio y aliado de Rusia en la subregión centroamericana», según el embajador de Rusia en Nicaragua, Andrei Budaev. La intensificación de la cooperación multidimensional entre estos dos estados inspiró argumentos en los medios de habla hispana de que Nicaragua se está convirtiendo rápidamente en «la Cuba rusa del siglo XXI».

La cooperación de Rusia y Nicaragua se basa en cuatro pilares:

  • Cooperación militar, basada en las necesidades de seguridad de Nicaragua. En los últimos dos años, Nicaragua recibió de Rusia varios tanques de combate principales modernizados T-72 y T-72B, cuatro patrulleras fronterizas de la clase Mirage, dos corbetas de misiles clase Molnia y varios cazas ligeros Yakovlev Yak-130. En total, Rusia representa el 90 por ciento de las importaciones de armas y municiones nicaragüenses.
  • Cooperación paramilitar, reflejada en la formación y la transferencia de conocimiento, que complementa y agota la política mencionada. En 2013, el jefe del Estado Mayor de Rusia, el general del ejército Valery Gerasimov, inauguró la apertura de un centro de entrenamiento ruso, que lleva el nombre del mariscal soviético Georgy Zhukov, en el territorio de Nicaragua.
  • Cooperación no militar en el espacio de información. La Doctrina Rusa de Seguridad de la Información distingue entre componentes de «información» y «cibernética» y permite a Moscú actuar en estas esferas en nombre de sus aliados. El primer elemento se refiere principalmente a los lados ofensivo y contraofensivo de la «confrontación de información». Para este propósito, Rusia utiliza activamente sus propios medios de información en español en Nicaragua y en toda América, con el objetivo de establecer una imagen positiva de la Federación Rusa y contrarrestar la propaganda antigubernamental que emana de la oposición.
  • Cooperación no militar en capacidades de ciberespacio y Electronic Warfare (EW). Uno de los desarrollos más notables en esta área ha sido la construcción, el año pasado, de una estación de monitoreo del Sistema Global de Navegación por Satélite de Rusia (GLONASS) en Nicaragua (También: Potencialidad en las relaciones de Nicaragua y Rusia), la primera de estas instalaciones terrestres en América Central.  Del mismo modo, con sus crecientes capacidades cibernéticas ofensivas impulsadas por el Ministerio de Defensa, Rusia podría usar Nicaragua como base para operaciones cibernéticas ofensivas contra los EE. UU. y sus socios regionales.

Dicho esto, es importante agregar un último elemento; el gran interés de Moscú en construir el Canal de Nicaragua, visto como un potencial competidor directo del Canal de Panamá. El proyecto propuesto tiene tres partes interesadas principales: Nicaragua, Rusia y China. Moscú planea específicamente asumir una misión relacionada con la seguridad tanto durante la fase de construcción como después de su finalización.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre