La contradicción en el traslado de la Embajada de Paraguay a Jerusalen

0
266

Siguiendo el ejemplo de la administración Trump, Paraguay fue el tercer país en mudar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén la semana pasada. Tanto el primer ministro Netanyahu como el saliente presidente paraguayo Horacio Cartes hablaron en la ceremonia de inauguración de la nueva embajada, en la que ambos pronunciaron discursos plagados de vergonzosas distorsiones históricas.

Después de todo, Israel tiene un historial de 51 años de ocupación de los territorios palestinos, así como de discriminación y opresión contra sus ciudadanos palestinos, mientras que Paraguay tiene un récord de sucesivas dictaduras militares. El último dictador del país, el general Alfredo Stroessner, dirigió el país como un estado policial durante 35 años, y fue responsable de la tortura de decenas de miles de ciudadanos y desapareció a cientos de otros. Las mujeres y niñas que fueron detenidas fueron torturadas y violadas sexualmente.

Netanyahu le dijo a Cartes que «este es un gran día para Israel, un gran día para Paraguay, un gran día para nuestra amistad». Has hecho mucho por tu país, mucho por nuestro país, y ahora estás haciendo algo por nuestros dos países. Y esto sigue el ejemplo y diría práctica de Paraguay durante muchos, muchos años. Paraguay ayudó a los judíos a escapar de la Alemania nazi. Nunca olvidaremos esto. Hiciste esto antes del Holocausto, durante el Holocausto y después del Holocausto. Fue un acto de benevolencia y misericordia que está grabado para siempre en nuestros corazones «.

La relación de Paraguay con los Nazis

Netanyahu omitió deliberadamente una cantidad de hechos incontrovertibles. En 1927, el primer partido nazi fuera de Alemania se estableció en Paraguay. Durante la Segunda Guerra Mundial, gran parte de la élite del país, incluido el futuro dictador Stroessner, apoyó a las Potencias del Eje. Con el final de la guerra, Paraguay se convirtió en uno de los pocos países que sirvió de asilo para los altos mandos nazis que huyeron de la justicia después de la guerra, incluidos los que tomaron un papel activo en su máquina genocida.

Tanto Netanyahu como Rivlin deliberadamente omitieron la verdad sobre estas relaciones. Recién en 1968, después de que Paraguay fuera elegido temporalmente para convertirse en miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, Israel abrió una embajada en su capital, Asunción. El papel principal del entonces embajador israelí, Benjamin Varon, fue convencer a Stroessner para que se abstuviera o se opusiera a votar en contra de Israel y su ocupación de los territorios sirio, egipcio y palestino. Para que esto suceda, Varon tuvo que hacer la vista gorda y abstenerse de criticar a Paraguay por aceptar a los nazis.

Utilizando asistencia técnica (un término encubierto para el entrenamiento militar) y adulación, Varon pudo convencer a Stroessner de apoyar a Israel en las Naciones Unidas, a pesar de saber muy bien que los votos de Paraguay no tenían ningún valor, y fueron eclipsados ​​por los votos de la mayoría de los países contra Israel.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre