Keiko Fujimori deberá regresar a la cárcel

0
258

A la ex primera hija peruana Keiko Fujimori se le ordenó regresar a la cárcel en un caso que llamó la atención en la nación sudamericana después de una serie de escándalos de corrupción que alcanzaron los niveles más altos de poder.

El juez Richard Concepción dictaminó que la líder de la oposición de 43 años debe ser detenida como medida preventiva mientras los fiscales investigan las denuncias de que ella lideró una red criminal dentro de su partido que recibió alrededor de $US 1 millones en pagos ilegales de Odebrecht.

Fujimori ha negado haber tomado dinero de la compañía durante su carrera presidencial en 2011 y ha calificado la investigación como una caza de brujas política.

En una audiencia que duró más de ocho horas, Concepción dijo que creía que había pruebas considerables para sospechar fuertemente que Fujimori no solo conocía los pagos, sino que tenía un papel activo en ocultar el origen de los fondos.

Mientras Fujimori observaba, cruzó los brazos y frunció el entrecejo durante la mayor parte de la tarde, el juez relató la información presentada por los fiscales que la describían como la líder de una organización poderosa que tramaba para que otros pudieran cometer delitos en su nombre.

Medida de encarcelamiento

Concepción ordenó que la encarcelen por 36 meses, un fallo que su abogado inmediatamente prometió apelar.

Fujimori, que todavía se considera una de las personas más poderosas de Perú, fue rodeado por una media docena de oficiales uniformados.

Pero algunos de los políticos más prominentes de la nación, incluidos cuatro ex presidentes, ahora están siendo investigados o acusados ​​en relación con investigaciones de corrupción, y miles de ciudadanos enojados han tomado las calles para protestar contra el injerto oficial. Un referéndum sobre el endurecimiento de las leyes anticorrupción está programado para principios de diciembre.

La Corte Suprema de Perú anuló recientemente el perdón y le ordenó que regresara tras las rejas.

Keiko Fujimori había sido detenido a principios de octubre como medida preventiva mientras se investigaba el lavado de dinero, pero se ordenó su liberación una semana después.

Odebrecht admitió haber pagado US $ 788 millones en sobornos a políticos en toda la región a cambio de lucrativos contratos de obras públicas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre