Jair Bolsonaro es el tercer brasileño militar en ser elegido por voto directo

0
228

Había 73 años Brasil no escogía por el voto directo a un militar para ocupar la Presidencia de la República. Jair Bolsonaro (PSL) es el tercer oficial del Ejército brasileño en obtener el cargo (Te puede interesar: Jair Bolsonaro es elegido el nuevo presidente de Brasil). Antes de él, sólo Hermes da Fonseca (1910) y Eurico Gaspar Dutra (1945) lo habían conquistado.

La llegada del capitán, clasificado en 69º en el Arma de Artillería de la clase de 1977 de la Academia Militar de las Agujas Negras (Aman), reavivó en los oficiales generales de las tres Fuerzas y en investigadores académicos temores de la vuelta de la política partidista a los cuarteles, uno de los componentes de la inestabilidad que marcó la República de la proclamación en 1889 al final del régimen inaugurado en 1964 con la deposición de João Goulart.

Es una de las razones por las que los generales oídos por el Estado -la activa y la reserva- afirmaron que la administración de Bolsónaro no significa la vuelta de los militares al poder. «El Ejército como institución no tuvo candidato. Bolsonaro tiene la simpatía de militares por los valores que representa «, dice el general Luiz Gonzaga Schroeder Lessa.

El miércoles 24, el Alto Comando de las Fuerzas Armadas discutió el significado de la elección de Bolsonaro para la Marina, el Ejército y la Aeronáutica. «Para nosotros es un civil, político desde hace 30 años, que tiene un pasado militar», dijo uno de los generales participantes en el encuentro.

Los militares y la política

El alejamiento de los militares de la política fue un proceso iniciado en el gobierno de Castelo Branco (1964-1967). Él hizo reformas en las carreras castrenses que aumentaron la profesionalización de las Fuerzas. La dictadura, como un régimen de crisis, luchó con uno de los principales conflictos institucionales de la República: la autonomía relativa del Poder Militar en relación al Poder civil. De 1889 a 1985, la subordinación del primero al segundo fue cuestionada por incontables manifestaciones y decenas de revueltas, golpes y contragolpes militares.

La figura de Bolsonaro – ligada a los militares- crea para los generales aún el desafío de no permitir que los percances del futuro gobierno afecten la imagen de las Fuerzas. Para el científico político Eliezer Rizzo de Oliveira hay el riesgo de que la política partidaria regrese a los cuarteles.

Las Fuerzas Armadas quedaron divididas hasta el golpe de 1964. En 1988, se intentó subordinar el Poder Militar al Civil en la Constitución, condicionando la acción de éste al llamado de uno de los tres poderes de la República. Por último, la creación del Ministerio de Defensa, en 1999, con el nombramiento de civiles para la cartera, acentuó el alejamiento de los militares de la política.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre