Investigación por violación de DD.HH. en México

0
79

Organizaciones de derechos humanos pidieron el lunes a los fiscales de la Corte Penal Internacional que investiguen las atrocidades cometidas supuestamente por el ejército mexicano en una ofensiva contra los delitos de drogas en la región de Chihuahua.

Los grupos de derechos presentaron un dossier a los fiscales que documentan presuntos homicidios, torturas, violaciones y desapariciones forzadas que involucraron a 121 víctimas durante 2008-2010, y dijeron que constituían crímenes de lesa humanidad.

Los grupos alegan que se utilizaron vehículos e instalaciones militares durante los crímenes y que los casos “revelan la existencia de una política organizada clara por parte de las autoridades contra la población civil”.

Quieren acción de la CPI debido a la “falta de independencia e imparcialidad” de las autoridades judiciales mexicanas y la ausencia de “procedimientos nacionales auténticos”, dijeron los grupos.

Es la tercera vez que los grupos de derechos han buscado la acción de la CPI en México. Previamente, presentaron casos de Coahuila y Baja California.

El tribunal aún no ha abierto una investigación preliminar sobre ninguno de los casos.

Algunos avances en reforma judicial

Aun así, los activistas ven avances en algunas reformas judiciales en México desde que comenzaron a presentar sus pruebas ante la CPI hace varios años.

“Cuando comenzamos a trabajar en la presentación de la comunicación, el tema de los crímenes internacionales cometidos en México no fue un problema”, dijo Jimena Reyes, directora para las Américas de la Federación Internacional de Derechos Humanos. “Así que ahora mismo está sobre la mesa, en la agenda”.

Sin embargo, agregó que cuando se trata de investigar las denuncias de atrocidades contra las fuerzas armadas, “el estado de México está en completa negación. No quieren oír hablar de crímenes de lesa humanidad”.

Los militares han jugado un papel central en la guerra contra los cárteles de la droga desde al menos finales de 2006, cuando el entonces recién instalado presidente Felipe Calderón desplegó soldados en todo el país para luchar contra las pandillas. La ofensiva militarizada ha continuado bajo el actual presidente Enrique Peña Nieto.

Un estudio publicado el año pasado por la Oficina de Washington para América Latina concluyó que la gran mayoría de los abusos contra los derechos humanos presuntamente cometidos por soldados en la guerra de México contra las bandas de narcotraficantes siguen sin resolverse e impunes a pesar de las reformas que permiten a las autoridades civiles investigar y procesar tales crímenes.

El estudio descubrió que solo hubo 16 condenas de soldados en el sistema judicial civil de 505 investigaciones criminales desde 2012 hasta 2016, una tasa de éxito fiscal del 3,2 por ciento. Además, solo hubo dos condenas por “cadena de mando de responsabilidad” para los oficiales cuyas órdenes llevaron a abusos, dijo. Uno era de un oficial involucrado en un caso de desaparición forzada en Chihuahua.

La CPI es un tribunal de última instancia, establecido para enjuiciar a los principales responsables de delitos graves cuando las autoridades locales no pueden o no se encargarán de los casos.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre