Informe señala que Uganda se encuentra bajo control militar

0
256

Un estudio encargado por el Centro de Derechos Humanos y Paz de la Universidad de Makerere (Huripec) confirmó la sospecha desde hace mucho tiempo de que Uganda es un país más militarizado hoy que antes, con más casos de abusos contra los derechos humanos.

En su informe lanzado la semana pasada en el Imperial Royale Hotel Kampala, Huripec observa que «el continuo despliegue del ejército en asuntos puramente civiles se ha convertido en una tendencia peligrosa para un país comprometido con el estado de derecho y que valora el buen gobierno».

Huripec hace referencia al asalto al parlamento del año pasado por parte de las tropas de la guardia presidencial, que golpearon brutalmente a los miembros de la oposición. Los diputados defendían la oposición popular al impulso del gobierno para enmendar el Artículo 102 (b) de la Constitución para levantar los límites de la edad presidencial, permitiendo al Presidente Museveni la posibilidad de una presidencia vitalicia.

El informe señala que los oficiales de seguridad del ejército, la policía y la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda están involucrados en muchas violaciones de derechos humanos.

«… Los casos en cuestión fueron donde los arrestos y detenciones ilegales también se caracterizaron por torturas o ejecuciones extrajudiciales o donde la dispersión de las manifestaciones resultó en ejecuciones extrajudiciales o torturas y arrestos ilegales», señala el informe.

Se hace mención especial a Huripec como un perro guardián de los derechos humanos dentro de la escuela de derecho de Makerere, y mientras que su informe reconoce la falta de respeto por el estado de derecho, la falta de voluntad política, el interés político negativo y la ambigüedad en la ley, como factores que influyen en la violación de los derechos humanos. del ejercito.

Militarización de la seguridad interna

La UPDF está acusada de asumir el mandato de la policía en violación de la Constitución.

«Esto contribuyó significativamente a graves violaciones de los derechos humanos, principalmente como resultado de la mano dura empleada por el personal militar en la ejecución de lo que normalmente era una función policial», dice el informe.

El estudio establecido establece que el aumento de la participación de los soldados en las actividades ordinarias de aplicación de la ley sin garantías adecuadas ha dado lugar a la violación de los derechos humanos.

En 1995, la Comisión Constitucional de Uganda, que documentó los puntos de vista de los ugandeses sobre cómo querían que se viera la Constitución, observó que: «el principal deber del ejército en una sociedad democrática gobernada por el estado de derecho debe ser luchar contra enemigos externos y Para acabar con la insurrección interna o la insurgencia. Al hacerlo, debe ser obediente a las instrucciones del gobierno civil y democráticamente elegido. Por otro lado, el enfoque de la policía debe estar en el ciudadano, para protegerlo o, si es un errante, para corregirlo. El trabajo policial requiere entrenamiento especializado y tácticas especiales con las que el ejército no está familiarizado o no es adecuado en general «.

La comisión observó además que; «Como regla general, el ejército no debe involucrarse en el trabajo policial … La policía y el ejército deben entender que ambas fuerzas desempeñan roles separados y distintos para el mejoramiento de la sociedad».

Ayer, el portavoz del ejército , el brig. Richard Karemire, negó que el ejército haya usurpado las funciones policiales.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre