Inconvenientes de la JEP en el congreso de Colombia

0
320

El tribunal colombiano de crímenes de guerra está atrapado en el Congreso por los más de 4.500 homicidios cometidos por el ejército cuando el senador Álvaro Uribe era presidente.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) entró en vigor a principios de este año, pero todavía está esperando que el Congreso apruebe los procedimientos permitidos para buscar justicia para los 8,5 millones de víctimas de conflicto en Colombia.

El partido del presidente electo Ivan Duque, el Centro Democrático (CD), ha reclamado durante mucho tiempo su oposición al JEP porque otorgaría impunidad a las FARC, el antiguo grupo guerrillero que desmovilizó a 14,000 personas el año pasado.

En el Congreso, sin embargo, el CD abandonó el argumento de las FARC y dijo que solo estaría de acuerdo con el JEP si el gobierno acepta suspender los juicios contra miembros de los militares acusados ​​de asesinar civiles.

Retraso a la JEP

Los intentos del CD de congelar las investigaciones sobre la ejecución sistemática y generalizada de civiles son principalmente egoístas, según el Senador Armando Benedetti (Partido U), quien propuso originalmente la llamada Ley Procesal.

«Lo que está sucediendo es que no le interesa a Uribe que ningún miembro del ejército hable mal de él», dijo Benedetti a semanarios semanales.

Si los «uribistas» continúan paralizando la implementación de la justicia transicional, el gobierno le dirá a la corte que haga caso omiso del Congreso y formule sus propios procedimientos.

Según el ministro del Interior, Guillermo Rivera, la constitución de Colombia le permite al JEP formular sus propios procedimientos en caso de que el Congreso no pueda aprobar la ley procesal, que parece ser el caso.

Rivera tiene prisa; la Corte Penal Internacional (CPI) ha estado presionando para que se realicen investigaciones criminales sobre los asesinatos en masa por militares durante años.

«Si no se adoptan las reglas de procedimiento, el personal militar no tendría reglas claras de procedimiento». Esto genera una falta de acción por parte del sistema de justicia nacional, lo que deja la puerta abierta a la CPI.

La CPI ha estado investigando crímenes de guerra en Colombia desde 2002 y ha advertido con frecuencia que podría asumir casos judiciales si el propio sistema de justicia de Colombia no puede o no quiere juzgar crímenes de guerra.

El tribunal que tiene su sede en La Haya, Holanda, ya ha solicitado los archivos de 23 generales y nueve cabos sobre su supuesta responsabilidad en el asesinato masivo de civiles inocentes.

Si quiere conocer más sobre la justicia Especial para la Paz en Colombia, click aquí

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre