Inconsistencia en resultados de lucha antidrogas de Nicaragua

0
429
Cauca un departamento de Colombia afectado por el narcotráfico
Cauca un departamento de Colombia afectado por el narcotráfico

Las autoridades en Nicaragua están anunciando sus esfuerzos antidrogas, que dicen que han mantenido «cárteles» fuera del país. Pero una serie de enjuiciamientos de presuntos responsables de delitos demuestran que grupos de narcotraficantes sofisticados y de gran escala operan efectivamente en la nación centroamericana.

El máximo funcionario militar de Nicaragua, el general Julio César Avilés, citó las últimas estadísticas de interdicción de drogas de las fuerzas armadas como evidencia del éxito de las fuerzas de seguridad para mantener a raya al tráfico, informaron medios locales el 2 de septiembre.

Avilés dijo que el ejército había incautado más de 2,5 toneladas métricas de drogas, la mayor parte de ella de cocaína, entre septiembre de 2016 y agosto de 2017. Esa cifra es ligeramente inferior a lo que las fuerzas armadas nicaragüenses reportaron haber capturado en su informe anual de operaciones de 2016, a principios de este año, y es consistente con una tendencia general de disminución de las incautaciones en los últimos años.

Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en los últimos años, Nicaragua ha reportado generalmente menores cantidades de incautaciones anuales de cocaína que sus vecinos centroamericanos.

Avilés atribuyó los niveles relativamente bajos de violencia de Nicaragua a su éxito en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

«En Nicaragua no tenemos carteles, no somos un país narcotraficante y no tenemos pandillas que afecten a las naciones vecinas con su violencia», dijo el alto funcionario militar.

Como Avilés señaló, en los últimos años Nicaragua no ha experimentado niveles de violencia relacionados con el narcotráfico comparables a los de algunos de sus vecinos en los últimos años y parece tener mucho menos operaciones criminales dentro de sus fronteras. Pero su argumento de que los «cárteles» no operan en el país está socavado por las propias acciones judiciales del gobierno nicaragüense contra las principales figuras del narcotráfico que manejan grandes servicios de transporte para las organizaciones criminales transnacionales.

Esto quizás sea mejor ilustrado por el caso de Amauri Carmona Morelos, un sospechoso traficante de drogas que supuestamente importó grandes envíos de cocaína colombiana a Nicaragua a través de puntos a lo largo de la costa caribeña de Nicaragua durante años. Carmona fue arrestada a principios de este año y actualmente enfrenta un juicio reservado en Nicaragua sobre narcotráfico, homicidio, armas y cargos de lavado de dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre