Guyana dice no apoyar una intervención militar en Venezuela

0
253

El ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, dijo el sábado que su país no apoyaría la invasión de Venezuela desde donde la gente sigue huyendo y empeorando las condiciones políticas, económicas y sociales.

Greenidge señaló que Guyana, entonces la Guayana británica, había sido víctima de una intervención militar externa en 1953, cuando se suspendió la constitución y se encerró a sus líderes políticos en estado de emergencia.

La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), según documentos desclasificados, había ayudado a fomentar las luchas domésticas en Guyana para destituir al Partido Progresista del Pueblo de Cheddi Jagan por temor a haber planeado establecer otro estado satelital comunista en el hemisferio, segundo Cuba.

Los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores de Guyana se produjeron días después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sugiriera que la intervención militar podría hacer que se eliminara el gobierno de Venezuela liderado por Nicolas Maduro (Te puede interesar: Trump habla de una intervención militar a Venezuela)

Guyana es miembro del grupo de Lima de 18 naciones del hemisferio que han estado presionando para poner fin a la crisis política en Venezuela. Activistas de izquierda en el Caribe han castigado a Guyana por participar en el Grupo de Lima que, según dicen, estaba más orientado a intervenir en los asuntos internos de Venezuela (También: La tesis de intervención militar en Venezuela está fortaleciéndose)

Esequibo en disputa

El Ministro de Relaciones Exteriores acusó a Venezuela de mostrar avaricia sobre la Región de Esequibo y el espacio marítimo en la costa de Esequibo, Demerara y partes de Berbice, así como el espacio marítimo de otros 11 países del Caribe. El Ministro de Relaciones Exteriores espera que cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) finalmente resuelva la controversia fronteriza entre Guyana y Venezuela, esa nación de habla española ya no pueda asustar a los inversionistas y tratar de convencer a los países de que la Región de Esequibo es suya. Los inversores corren el riesgo de la acción diplomática, económica o militar.

Guyana debe presentar su caso a la Corte Internacional de Justicia a fines de noviembre de 2019 y a Venezuela en abril de 2019 si decide participar. El Tribunal podría completar sus audiencias y, finalmente, dictar su decisión a más tardar a mediados de 2020.

Cuando se le preguntó en la reunión con los guyaneses si Venezuela podría apelar la decisión de la Corte Internacional de Justicia, Greenidge dijo «cuando el tribunal decida que así es».

El gobierno liderado por el PPP, justo antes de dejar el cargo, le había dicho a la ONU que Guyana estaba harta de 50 años de mediación porque no había ninguna solución a la vista y la controversia sobre el laudo del Tribunal Arbitral de 1899 debía llevarse a la Corte Internacional de Justicia. Desde que asumió el cargo en 2015, la coalición APNU + AFC ha impulsado agresivamente esa posición.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre