Fuerza Aérea uruguaya participa en la Campaña Antártica 2017-2018

Uruguay se encuentra entre las naciones pioneras en el Tratado Antártico, manteniendo personal militar y personal científico en el continente congelado durante todo el año para realizar estudios de investigación en beneficio de toda la humanidad. La Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) ya realizó su primer y segundo vuelo para la Campaña de Verano 2017-2018 en apoyo de la Base Científica General José Artigas en la Antártida. Un Hércules C-130 (FAU 591) del 3er Escuadrón de Transporte Aéreo fue desplegado para ese propósito.

El ministro de Defensa uruguayo, Jorge Menéndez, asistió a la partida del avión y anunció la firma de un acuerdo para procesar la primera patente del Programa Antártico Nacional entre el Ministerio de Defensa uruguayo y la Universidad de la República del Uruguay.

FAU planea realizar un total de cinco vuelos durante la campaña, agregando vuelos en enero, febrero y abril a los realizados en noviembre y diciembre. Un equipo también permanecerá en modo de espera de 24 horas en caso de emergencia durante la Operación ANTARKOS.

Factores importantes durante los vuelos

Las condiciones meteorológicas son un factor importante para cada vuelo a la Antártida, ya que pueden limitar las operaciones y hacer que sea imposible aterrizar en la pista.

Cada vuelo parte de la 1ra brigada aérea, estacionada al lado del aeropuerto internacional de Carrasco, en las cercanías de Montevideo. Desde allí, se dirige a Punta Arenas, la capital regional de Magallanes y de la Antártida chilena, donde hace la primera escala después de un vuelo de cinco horas. El siguiente tramo es a la isla King George en la Antártida, que dura otras tres horas.

La Marina uruguaya complementa la tarea de apoyo a la base científica uruguaya. El 2 de diciembre de 2017, el buque de suministro logístico de la clase Lüneburg, general Artigas ROU-04 salió del puerto de Montevideo. Su misión principal es transferir toneladas de provisiones, combustible y materiales de construcción para abastecer a la base durante la misión que se extenderá hasta 2018. Durante sus operaciones, la tripulación lleva a cabo un proceso de clasificación y tratamiento de residuos, de acuerdo con el protocolo ambiental establecido, que requiere que no se eliminen residuos en la Antártida. A su regreso, el ROU-04 traerá vidrio triturado, plástico y metales comprimidos, empaquetados y sellados para su disposición final en Uruguay.

 

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre