Fortalezas y debilidades de los militares de la Federación Rusa

0
87

Las fuerzas armadas rusas le otorgan a Moscú una clara superioridad militar en la región postsoviética, a pesar de que las tropas de Rusia no pueden igualar a toda la OTAN.  Estados Unidos, Rusia y China son considerados las naciones más fuertes del mundo en lo que se refiere al poder militar, con Estados Unidos como el número uno indiscutible. Aun así, Rusia todavía tiene muchas flechas en su carcaj, en particular el arsenal nuclear masivo de unas 1.550 ojivas nucleares desplegadas.

Sin embargo, dejando a un lado las armas nucleares, Estados Unidos tiene una ventaja abrumadora en las fuerzas convencionales, incluida una fuerza naval y aérea mucho más fuerte.  China, también tendría la ventaja de los números en cualquier enfrentamiento convencional con Rusia. En otras áreas, sin embargo, las cosas no son tan claras.

Aún así, aunque los acorazados de Rusia son viejos, a menudo están equipados con misiles de crucero muy modernos, según Golts; analista militar.  Sin embargo, el experto militar advierte que clasificar a los países por poder militar es “más o menos inútil” ya que la efectividad de las fuerzas armadas depende de los objetivos establecidos por los líderes de la nación.

Este punto de vista se repite por el periodista y analista militar ruso Pavel Felgenhauer, quien advierte que los conflictos de la vida real dependen de muchas variables diferentes, incluida la geografía y las personas involucradas.

Falta en tecnología militar

Felgenhauer señala que falta Rusia en muchas áreas de la tecnología militar moderna, incluidos el diseño y la producción de drones, componentes electrónicos, así como el reconocimiento de radares y satélites. Por ejemplo, Rusia está actualmente produciendo aviones no tripulados de vigilancia bajo licencia israelí, y está completamente carente de capacidad de drones de asalto.

Rusia también está trabajando en la modernización de sus centros de comando y control, que sirven para procesar información del campo de batalla y alimentarla a las tropas.

Estos problemas se vieron agravados por la crisis de Crimea en 2014, según el analista. En los años previos al enfrentamiento con Occidente, Moscú gastaba al menos $ 500 millones por año en las compras de Estados Unidos para la llamada mercancía de doble uso, que se puede utilizar para fines militares y civiles.

“Fueron componentes electrónicos para armas y satélites rusos, diferentes tipos de vidrio especial y acero”, dice Felgenhauer.

Del mismo modo, “Francia y Alemania estaban haciendo satélites de doble uso, que eran básicamente satélites militares, satélites de reconocimiento, para Rusia. Y todo eso se detuvo”.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre