Éxodo Rohingya: En busca de refugio en las playas de Myanmar

0
305

Unos 1.000 musulmanes Rohingya desesperados por abandonar Myanmar están acampando en esta playa expuesta y tostada por el sol en el golfo de Bengala a la espera de un barco que los lleve a un refugio en Bangladesh.

Habiendo mantenido las partes norteñas del estado de Rakhine virtualmente fuera de los límites desde que lanzó una operación de contrainsurgencia allí a fines de agosto, las fuerzas armadas de Myanmar dieron una rara muestra de apertura el domingo al llevar periodistas extranjeros a ver una de las playas de la cual los rohingya intentan escapar .

Más de 600,000 rohingya han huido a Bangladesh para buscar refugio en los campos de refugiados, las víctimas vivas de lo que un alto funcionario de la ONU ha llamado «limpieza étnica».

Myanmar, un país mayoritariamente budista, ha negado tales acusaciones, insistiendo en que las preocupaciones de seguridad nacional obligaron a la operación de remoción militar después de que militantes rohingya atacaron 30 puestos de seguridad en el norte de Rakhine el 25 de agosto.

Para los rohingya en Ah Lei Than Kyaw, a unos 5 km al sur de la desembocadura del río Naf, la playa es una especie de purgatorio.

Mohammad Eidnou, un trabajador de 19 años, vendió su casa y sus pertenencias, pero él y su familia han gastado todo lo que han sobrevivido durante los últimos dos meses y no tienen dinero para pagar los $ 50 que los barqueros están exigiendo para llevarlos a Bangladesh.

Algunos han estado atrapados allí durante más de un mes, sofocados bajo las láminas de plástico utilizadas para hacer tiendas de campaña y sobreviviendo con lo proporcionado por la Cruz Roja de Myanmar.

Otros llegaron hace unos días, una señal de que el vuelo del Rohingya a Bangladesh está lejos de haber terminado. El Comité Internacional de Rescate calcula que dos tercios de los 300,000 que quedan en Myanmar podrían abandonar en los próximos meses.

Visita de Tillerson al país

Myint Kyaw, un teniente coronel de la policía, dijo que sus oficiales estaban dejando a los rohingya en la playa solos, y que no estaban interviniendo cuando los barcos fueran a buscarlos.

Muchos de los rohingya que viven en los campamentos en Cox’s Bazar, en el lado de Bangladesh del río Naf, han contado cómo sus familiares fueron violados y asesinados mientras huían de las aldeas incendiadas por los soldados de Myanmar.

Aung San Suu Kyi, el líder de facto del gobierno civil de Myanmar desde hace menos de dos años, ha dicho que cualquier denuncia de atrocidades debe ser sustanciada y debe ser investigada.

Bajo la transición de Myanmar a la democracia, los civiles aún tienen que compartir el poder con los generales que gobernaron el país durante casi medio siglo, y Suu Kyi no tiene voz sobre lo que hace el ejército.

El miércoles, el Secretario de Estado de los EE.UU., Rex Tillerson, visitará Myanmar para conversar con los líderes del país, mientras senadores de Washington presionan por sanciones económicas y de viaje contra los militares y sus intereses comerciales.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre