Exiliados contra supuestos violadores de DD.HH. en Cuba

0
76

Un grupo de exiliados cubanos está enviando quejas a las autoridades federales sobre presuntos violadores de DD.HH. en Cuba que ahora viven en los Estados Unidos, con el objetivo de deportar a personas que participaron en actos de violencia y acoso en la isla.

La idea detrás del proyecto no es lanzar “una cacería de brujas” sino “cambiar el enfoque de las víctimas” a aquellos que son culpables de represión, y dar una respuesta a aquellos que han dicho que han visto personas en el sur de la Florida que los hostigó o los maltrató en Cuba, le dijo a El Nuevo Herald Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

Blanco dijo que había dado información sobre varios casos a una unidad de investigaciones en Inmigración y Aduanas (ICE).

Durante una conferencia de prensa el jueves, el grupo dio a conocer los nombres de dos presuntos violadores de los derechos humanos que ahora viven en Tampa y Gainesville y que fueron identificados por varias personas en declaraciones juradas en México, Chile y los Estados Unidos.

Investigación de las violaciones de derechos humanos

Según una copia de las declaraciones juradas obtenidas por el Nuevo Herald, uno de los acusados ​​era un oficial de policía en Cárdenas, en la provincia de Matanzas, y presuntamente acosó sexualmente a uno de los demandantes y falsificó cargos para encarcelarla.

Una pareja de defensores de los derechos humanos que ahora residen en Chile acusan a otro hombre, también policía en Cuba, de haberlos golpeado y haber pedido actos de repudio contra ellos.

El Nuevo Herald no publica los nombres de los dos hombres acusados ​​porque no pudieron ser contactados para hacer comentarios y porque las autoridades federales no confirmaron que estaban siendo investigados. Pedro L. Rodríguez, miembro de la junta directiva de FHRC, dijo que el grupo no había contactado a los presuntos infractores en el proceso de verificación de las acusaciones.

Jennifer Elzea, una portavoz de ICE, dijo que la agencia no puede confirmar ni negar las investigaciones en curso.

Según Blanco, las autoridades advirtieron al grupo que celebrar una conferencia de prensa podría alertar a los presuntos delincuentes, que podrían huir del país.

No está claro cómo la FHRC elegirá qué tipo de quejas enviará a las autoridades o si es suficiente para haber pertenecido a una organización militar o represiva, como el Ministerio del Interior o las Brigadas de Respuesta Rápida, una organización dedicada para reprimir a los opositores o disidentes, para que el caso sea considerado.

“El que denuncia es quien firma la queja”, enfatizó. Anteriormente, Blanco dirigió una iniciativa similar para identificar a los violadores de los derechos humanos que viven en Cuba. En 2016, envió a varios de ellos una postal navideña con el siguiente mensaje:

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre