Estados Unidos persuade a China para endurecer relaciones con Norcorea

0
472
Kim Jong Un muestra poder militar
Kim Jong Un muestra poder militar
Después de meses de tranquila diplomacia y flexión de la fuerza militar, la administración Trump ha persuadido a China de que su aliado norcoreano debe ser tratado con dureza si se quiere evitar la guerra entre China y Estados Unidos.
El Pentágono confirmó la semana pasada que los «activos estratégicos» podrían enviarse a Corea del Sur como un elemento disuasivo de las «provocaciones» norcoreanas.
¿Por qué el presidente de China, Xi Jinping, acordaría un trato con Donald Trump cuando los presidentes estadounidenses anteriores fracasaron en sus esfuerzos por contener las ambiciones nucleares de Corea del Norte? Beijing comprende tardíamente que los intereses vitales de Estados Unidos están en juego en el noreste de Asia y que está decidido a evitar que Corea del Norte provoque una guerra que incluiría a los aliados de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, y amenazaría el territorio estadounidense.
Para China, el riesgo de negarse a controlar a Corea del Norte se ha vuelto demasiado grande. Algunos argumentan que un acuerdo de dos superpotencias para imponer un tratado de paz a un pequeño vecino es incompatible con sus obligaciones en virtud de los principios de las Naciones Unidas.

El mundo a la espera

El mundo espera a que Corea del Norte haga su próximo movimiento y la respuesta de China. Ese es un escenario aterrador. Pero en realidad, el gobierno de China no habría invitado a Donald Trump a hacer una visita de estado si también estuviera anticipando una guerra en Corea. Lo más probable es que Pekín y Washington hayan acordado en silencio medidas para reducir la crisis coreana y comenzar a trabajar en un tratado de paz entre Corea del Norte y Corea del Sur. Esto llevaría a la desnuclearización de la península y al reconocimiento del papel de China como protector de Corea del Norte.
El presidente Xi Jinping, recién llegado de su impresionante victoria en el Congreso del Partido Comunista, es ahora el líder indiscutible de la superpotencia de Asia. Tanto él como el presidente Trump tienen un interés vital en prevenir la guerra en Corea que arruinaría su creciente interdependencia económica y política. La forma en que finalmente naveguen para calmar las tensiones en el Mar del Sur de China será otra prueba de su disposición a usar la diplomacia para evitar la guerra.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre