Estado islámico aumenta apuesta con ataque a la mezquita de Egipto

0
380

La mezquita estaba atestada de cientos de fieles para las oraciones del viernes en el norte del Sinaí, en Egipto, cuando hombres armados con uniformes y máscaras de estilo militar aparecieron en una entrada y en las ventanas.

La facilidad con la que organizaron un ataque -que mató a más de 300 personas en el peor derramamiento de sangre de su tipo en la historia moderna de Egipto- puso de relieve la amenaza que representan los grupos militantes en el país árabe más poblado.

Después de cuatro años de luchar contra el Estado Islámico en el Sinaí, donde el grupo ha asesinado a cientos de soldados y policías, las autoridades aún enfrentan a un enemigo con ambiciones cada vez mayores en Egipto, a pesar de sus derrotas en Irak, Siria y Libia.

Con la bandera negra del Estado Islámico, los atacantes llegaron en vehículos todoterreno antes de abrir fuego contra la mezquita color crema de Al Rawdah en Bir al-Abed, dejando sus alfombras manchadas de sangre, dijeron funcionarios y testigos.

El ataque desconcierta a los egipcios

Los egipcios estaban asombrados porque el ataque fue dirigido contra una mezquita, una rareza en la historia de insurgencias islamistas en el país.

La posibilidad de que los ultra-extremistas islamistas estén cambiando sus tácticas y escogiendo nuevos objetivos es preocupante para Egipto, donde los gobiernos han luchado por contener grupos mucho menos descarados que el Estado Islámico.

Para el Estado Islámico, la aldea era un objetivo debido a sus vínculos con el sufismo, una forma mística del Islam que los grupos islamistas de línea dura consideran herética.

Algunos aldeanos recordaron cómo se hicieron estas amenazas hace aproximadamente un año en una publicación en Internet del Estado Islámico.

En una edición de diciembre de 2016 de al-Nabaa, uno de los líderes religiosos del grupo dejó pocas dudas de que los sufíes serían atacados. Mencionó a Al Rawdah directamente.

«Nuestro enfoque principal radica en la guerra contra el politeísmo y la apostasía, y de aquellos, el sufismo, la brujería y la adivinación», dijo.

Condena al sufismo

En marzo, la afiliada del Estado Islámico en el Sinaí publicó un video de su policía religiosa obligando a un grupo de sufíes a renunciar a sus creencias bajo amenaza de muerte.

Egipto tiene alrededor de 15 millones de sufíes, y sus santuarios y santos aparecen en pueblos de todo el país.

Los salafistas ultraconservadores aborrecen las prácticas sufíes y algunos han amenazado en el pasado con romper sus símbolos con martillos y barras de hierro.

Mientras las fuerzas de seguridad egipcias intentan tranquilizar a un público ansioso, se enfrentan a otro enemigo peligroso.

Un nuevo grupo con entrenamiento militar ya está planteando una amenaza más compleja. En octubre montó un ataque sofisticado, no muy lejos de El Cairo.

El poco conocido Ansar al-Islam se atribuyó la responsabilidad por el ataque a la policía en el desierto occidental, lejos del norte del Sinaí. Fuentes de seguridad dijeron que decenas de policías y conscriptos fueron asesinados. El gobierno dijo que 16 policías y conscriptos murieron.

Fuentes de seguridad dijeron que las armas pesadas y las tácticas empleadas indicaban lazos con el Estado Islámico o, más probablemente, con una brigada de Al Qaeda dirigida por Hesham al-Ashmawy, un ex oficial de las fuerzas especiales egipcio convertido en jihadista.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre